Paulino Rivero descarta divisiones en la elección del candidato presidencial de CC

Actualizado 14/01/2007 21:00:07 CET

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

Coalición Canaria (CC) quiere llegar a la elección del candidato a la presidencia del Gobierno de Canarias, el próximo 3 de febrero, con todo resuelto y sin que se produzcan los enfrentamientos que, hace cuatro años, culminaron finalmente con la escisión y salida del sector del ex presidente regional, Román Rodríguez. El presidente de CC, Paulino Rivero, parece ser de esta opinión ya que descartó que se produzcan divisiones en el consejo político nacional a pesar de que se negó a esclarecer el procedimiento a seguir para la nominación oficial de candidaturas, si finalmente hay más de un nombre. La única respuesta ofrecida fue que las organizaciones insulares carecen de autoridad para presentar una candidatura.

La ejecutiva nacional de CC ratificó hoy por unanimidad el acuerdo de la permanente de retrasar la nominación de la candidatura presidencial hasta el próximo 3 de febrero como consecuencia de la celebración del último debate del estado de la nacionalidad de la VI legislatura, a finales de este mes.

Ante la ausencia de candidatos oficiales y al ser cuestionado por el procedimiento a seguir en el consejo político nacional, Rivero insistió en que "no hay nada relevante" con respecto a ese asunto.

El presidente de CC negó que algunas organizaciones insulares plantearan la posibilidad de llevar una propuesta, un nombre porque, tal y como manifestó, "todo el mundo está de acuerdo en que es un asunto que lo encauzaremos, que no esperamos ningún problema porque tenemos el marco (los estatutos) para hacer las cosas". Rivero recalcó que "nadie ve una cuestión que nos recomienda que tenemos que tomar una medida extraordinaria".

El dirigente nacionalista aclaró que las organizaciones insulares "como islas, no tienen ningún papel" que jugar en la elección. Aclaró que "lo tienen las personas que representan a las islas". Paulino Rivero declaró que, en el consejo político nacional, sus miembros están "sentados no por representar los intereses de una isla sino el interés nacional".

El presidente presume que las islas van a jugar el papel de "remando todos en la misma dirección para conseguir la mejor solución", es decir, ganar la cita con las urnas el próximo 27 de mayo.

El procedimiento, tal y como especificó, es un asunto de "segundo orden, no hay ningún problema". Pero "si fuera necesario regular alguna cuestión, la haremos" primero en una permanente y posterior ejecutiva nacional previa a la cita del 3 de febrero.

Paulino Rivero cree, no obstante, que de llegarse a esta decisión será una cuestión a "resolver en 30 segundos". Está convencido de que se votará no tanto para que el candidato salga, por la mayoría de los tres quintos del consejo político nacional, sino por "unanimidad, por aclamación".