Trib.- La Audiencia de Las Palmas condena a 5 años de cárcel al hombre que disparó a su mujer con una escopeta artesanal

Actualizado 18/06/2008 19:25:02 CET

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas condena a cinco años de cárcel al hombre acusado de disparar con una escopeta artesanal a su mujer en la nalga derecha el día 17 de octubre de 2006 en su vivienda en Fataga, en San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria).

La sentencia dada a conocer hoy condena a J.S.C. como "autor criminalmente responsable" de un delito consumado de lesiones y otro consumado de tenencia de armas prohibidas, concurriendo, respecto del primero, la atenuante de reparación del daño y la circunstancia mixta de parentesco, como agravante, y respecto del segundo la atenuante de confesión a las autoridades.

Asimismo, la Sala prohíbe al acusado aproximarse al domicilio o lugar de trabajo de la víctima o comunicarse con ella durante ocho años, y la privación del derecho a la tenencia y porte de armas por plazo de cuatro años y seis meses, así como le obliga al abono de las costas, incluidas las de la acusación particular, y a que indemnice a la mujer con la cantidad que, en ejecución de sentencia, se determine como daños por los días de curación y secuelas padecidas.

J.S.C., de 51 años de edad, fue ejecutoriamente condenado en sentencia de 13 de enero de 2005, firme ese mismo día, por el Juzgado de Instrucción número 4 de San Bartolomé de Tirajana, como autor de un delito de lesiones a pena de prisión de seis meses.

La resolución judicial de la Audiencia de Las Palmas considera probado que el día 17 de octubre de 2006, entre las 10.00 y las 11.00 horas, J.S.C., se encontraba en la cocina del domicilio familiar, donde fabricaba un dispositivo artesanal empleado para cazar y siendo "perfectamente apto para disparar".

LA VÍCTIMA CAYÓ FULMINANTEMENTE AL SUELO.

En un momento determinado el acusado, que venía manteniendo desde tiempo atrás una relación distante con su esposa que se había planteado incluso solicitar el divorcio, procedió a introducir en la recámara del citado dispositivo artesanal un cartucho del calibre 16/70, lo dirigió hacia su mujer, que en esos instantes se encontraba fregando la loza, y haciendo uso de un objeto punzante percutió en el culote del cartucho provocando un disparo que determinó el impacto de múltiples perdigones en la ella, que cayó "fulminantemente al suelo".

A continuación, el acusado la trasladó en un vehículo a motor de su propiedad hasta el centro de salud más cercano donde fue asistida y diagnosticada, inicialmente, de herida de perdigón en nalga, por lo que fue trasladada al Hospital Insular de Gran Canaria donde se le apreció traumatismo abdómino-pélvico por arma de fuego y shock hemorrágico siendo intervenida quirúrgicamente.

J.S.C., que inicialmente sostuvo que las heridas sufridas por su mujer eran fruto de una caída de la misma sobre un cartucho, a continuación manifestó a los policías nacionales que realizaron las primeras diligencias que las mismas se habían producido al disparársele un arma que estaba fabricando en su casa y ofreció a los agentes acompañarles a la vivienda y donde voluntariamente les hizo entrega de aquella. Posteriormente, resultó detenido.

Durante el juicio celebrado el pasado 10 de junio en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas, la Fiscalía pidió imponer una pena de 13 años de cárcel para J.S.C. por un presunto delito de homicidio en grado de tentativa y otro de tenencia de armas prohibidas. Por su parte, la defensa consideró que se trataba de un presunto delito de lesiones imprudentes y otro de tenencia ilícita de armas. Contra la sentencia cabe interponer recurso de casación en el plazo de cinco días.