Actualizado 04/08/2009 19:48 CET

CCOO considera que el descenso por tercer mes consecutivo del desempleo no debe tomarse como dato "consolidado"

LOGROÑO, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Unión Regional de CCOO de La Rioja considera que aunque por tercer mes consecutivo se comprueba un descenso del paro, "no se puede considerar el dato como una tendencia consolidada". "Hay que seguir reforzando las políticas de ayuda a un colectivo de más de 5000 personas sin prestaciones en La Rioja", indicó el sindicato en un comunicado.

Con 19.414 parados en La Rioja en el mes de julio, y aunque supone el tercer mes de descenso consecutivo, la tasa de desempleo supone "un drama para las personas que lo sufren, por tanto no es momento para el optimismo y sí para demandar políticas de atención al colectivo más afectado con 5591 personas que no reciben prestaciones de ningún tipo". Comprobamos, según los datos acumulados que de los 19.414 parados sólo reciben prestaciones 13823 personas ( 10.453 contributivas, 3.177 subsidio y 193 renta activa de inserción).

CCOO recordó que "lleva tiempo demandando, proponiendo, un gran Pacto de Estado para afrontar los efectos más inmediatos de la crisis, con medidas también a más largo plazo en el sentido de modificar el actual modelo productivo". Es necesario "agrupar y racionalizar las políticas tanto del Gobierno de la Nación, como de las Comunidades Autónomas y Administraciones Locales".

Hay otro dato preocupante y que requiere un gran esfuerzo de las políticas de inserción y formación por parte del Gobierno de La Rioja y es que tenemos en la región al menos 8.364 personas con baja o muy baja empleabilidad con lo que la fractura social - por sus dificultades para acceder a un empleo- aumenta en este período de crisis.

También se comprueba el bajo nivel de contratos indefinidos que según los datos acumulados sólo supone un 10 por ciento de los contratos registrados hasta julio ( 46.403- 41.757 temporales y 4646 fijos) situando en un 90 por ciento los contratos registrados temporales de enero a julio del 2009.

Esta tendencia a la "escasa contratación fija" podría "intentar justificarse por la incertidumbre que la crisis introduce en las empresas", pero si comparamos datos de julio 2007 ( 9.103 contratos registrados en el mes, solo 709 fijos) y en julio del 2009 ( 8.762 contratos, solo 883 fijos), comprobamos que en el 2007 con la economía todavía boyante tampoco se celebraban más contratos estables, fijos.

Por tanto y a pesar de del decreto del 2006, de fomento de la contratación indefinida, el empresario "no quiere activar la contratación indefinida, con la excusa de un mayor coste del despido". Por tanto desde CCOO propusieron que "a través de la negociación colectiva se acuerden procesos de flexibilidad interna que garanticen los derechos de los trabajadores, mejorando la adaptación de las empresas en un entorno de crisis, no por la vía del abuso de los expedientes de regulación de empleo".