Ceniceros ve la nueva pasarela peatonal entre Villamediana y Lardero como un ejemplo de "hacer comunidad"

Ceniceros inaugura la Pasarela de Villamediana
GOBIERNO DE LA RIOJA
Publicado 30/10/2018 13:16:38CET

   LOGROÑO, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, ha inaugurado esta mañana la pasarela peatonal sobre el río Iregua que conecta las localidades de Villamediana de Iregua y Lardero, una nueva infraestructura que el mandatario regional ha considerado como "un ejemplo de hacer comunidad".

   En el acto han tomado parte, además, el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Íñigo Nagore; el director general de Calidad Ambiental y Agua, José María Infante, y los alcaldes de Villamediana de Iregua y Lardero, Ana Belén Martínez y Juan Antonio Elguea, respectivamente.

   José Ignacio Ceniceros ha destacado que esta actuación "permite enlazar peatonalmente ambas márgenes del río, con lo que se mejora la movilidad del entorno y, lo que es más importante, se constituye como un nuevo nudo de comunicación entre dos núcleos urbanos como son Villamediana de Iregua y Lardero a través de un recorrido natural".

   "Esta actuación es un ejemplo de lo que significa hacer comunidad", ha destacado el presidente del Ejecutivo riojano, quien ha indicado que "con esta obra facilitamos la comunicación en condiciones de seguridad y durante todas las épocas del año".

   La nueva pasarela, situada en el paraje denominado 'El Molino de Abajo', es de uso exclusivo para viandantes y ciclistas. El proyecto enlaza, además, con el acondicionamiento de la Vía Romana desde el Iregua, acondicionada por la Dirección de Medio Natural, para exhibir la cara más accesible de este río a través de un recorrido que discurre por el entorno fluvial.

   Las obras han sido ejecutadas por la empresa riojana Ismael Andrés y han contado con un presupuesto de 205.165,03 euros y un plazo de ejecución de seis meses.

   La pasarela dispone de un tablero de 65 metros de longitud y 2,9 de ancho, se alza sobre dos pilotes y salva los 50 metros de ancho del río en ese punto, conocido como 'el paso de Lardero'.

   Al estar diseñada de forma exclusiva para el tránsito peatonal y de bicicletas, se ha dispuesto un espacio de 2,5 metros de ancho de paso habilitado para estos colectivos de los 2,9 totales de anchura del tablero. La pasarela cuenta con una barandilla de 1,5 metros, y la estructura de los pilotes y anclajes en las en las orillas son de hormigón y acero.

   La obra ha incluido también una escollera en la margen derecha del río para estabilizar el cauce y proteger el estribo. Además, se han llevado a cabo una serie de actuaciones de mejora en el entorno de ambas orillas, como el perfilado del terreno y la plantación de algunos ejemplares de sauces y álamos.

   En el espacio ubicado en la margen derecha junto a la escollera se ha acondicionado una zona estancial en la que se ha instalado mobiliario urbano fabricado en plástico reciclado realizado por la empresa alfareña Solteco.