Publicado 14/08/2020 13:59:51 +02:00CET

Un estado sanitario "muy bueno" marca una vendimia que un año más adelanta su inicio

Vendimia de uva blanca
Vendimia de uva blanca - GOBIERNO RIOJANO - Archivo

   LOGROÑO, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

   La vendimia, un año más, se adelanta y este fin de semana comenzarán a recogerse las primeras parcelas, tal y como ha informado el secretario general de ARAG-ASAJA, Igor Fonseca, quien ha apuntado a un estado sanitario "muy bueno".

   En declaraciones a Europa Press, ha avanzado cómo este fin de semana ya comienza a recogerse tempranillo blanco en Aldeanueva de Ebro y ha asegurado que va a ser "una cosecha de calidad magnífica".

   Ha alabado la labor de los agricultores "pese a las dificultades de la climatología y al Estado de Alarma, así como las medidas frente al COVID-19", ante la que han puesto los "medios necesarios".

   Ha apuntado a que un estado "sanitario muy bueno" dará paso a una calidad que ha esperado que sea "reconocida a la hora de pagar el precio de la uva".

   Este año volverá a adelantarse la vendimia (ya lo hizo el pasado), pero ha creído que "hablar de que se está cambiando el calendario de vendimia quizás sea aventurado". Sí es "cierto", ha dicho, que en los últimos años el ciclo ha sido "más cálido y eso ha adelantado las fechas de vendimia".

   Así, el adelanto de este año viene provocado por las altas temperaturas de la semana anterior.

   En cuanto a las lluvias, el granizo "tampoco ha hecho gran daño al viñedo", aunque "en algunas localidades llueve sobre mojado", dado que, por ejemplo, en el Valle del Najerilla, ha caído en tres ocasiones y eso "no es positivo". Sin embargo, donde no ha pasado esto, "la lluvia ha sido favorable".

   Con respecto al Coronavirus COVID-19 ha dicho que supone "preocupación y respeto" ante la posible aparición de nuevos casos.

   Ha asegurado que los agricultores están siendo escrupulosos en el cumplimiento de las medidas y ha criticado que "muchas veces se les están pidiendo cuestiones no claras o que se escapan a la capacidad del agricultor".

   El agricultor, ha dicho, "es el primer interesado en que no haya contagios, hasta por puro egoísmo", pero se le están imponiendo protocolos a veces "complicados", por ejemplo, para el alojamiento, donde, aún teniendo "alojamientos dignos" el número de personas permitidas puede hacer que se reduzcan las cuadrillas y se alargue el número de jornadas.