Gamarra dedica los banderazos a las mujeres muertas por la violencia de género, los niños y la Cofradía del Pez

Gamarra dedica los banderazos a las mujeres muertas por la violencia de género, los niños y la Cofradía del Pez
AYUNTAMIENTO DE LOGROÑO
Publicado 11/06/2019 14:21:50CET

   LOGROÑO, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

   La alcaldesa en funciones de Logroño, Cuca Gamarra, ha dedicado hoy los tradicionales 'banderazos', que dentro del Voto de San Bernabé simbolizan la posesión de la ciudad una vez terminado el asedio del ejército francés en el 1521, a las mil mujeres que han muerto por la violencia de género; los niños de Logroño; y la Cofradía del Pez.

   Gamarra, tras acudir a la Misa Solemne en la Concatedral de Santa María La Redonda, ha precedido la Procesión desde Portales hasta el Revellín, pasando por Rodríguez Paterna y Marqués de San Nicolás.

   Ha ido acompañada por miembros de la Corporación municipal y, entre ellos, tres del Equipo de Gobierno en funciones (Paloma Corres, Pilar Montes y Francisco Iglesias) y uno de la oposición (Rubén Antoñanzas) iban vestidos de trajes regionales.

   Una leve lluvia ha hecho acto de presencia al inicio de la procesión, después del primer banderazo, y, aunque ha dado una tregua, ha caído con más intensidad justo antes de proceder al tercero, mientras el Obispo procedía a bendecir el Pan, el Pez y el Vino frente a San Bernabé.

   Las imágenes de San Bernabé, patrón de la ciudad, y la Virgen de la Esperanza, patrona, han acompañado todo el recorrido gracias a los porteadores de las cofradías de ambos santos.

   Tampoco han faltado miembros del Gobierno, detrás de la figura de San Bernabé ya que el protagonismo es de la Corporación municipal, destacando el presidente del Gobierno riojano, Jose Ignacio Ceniceros.

   El primer banderazo ha llegado en Portales, donde no había una puerta (los banderazos se dan como símbolo de posesión de la ciudad en los lugares en los que la muralla tenía una puerta) pero antiguamente acogía el edificio del Ayuntamiento de la ciudad.

   Gamarra ha dado los tres banderazos comenzando por apelar al espíritu del 1521 y, en este caso, frente al Arco de San Bernabé ha pedido que la "unidad" con la que los logroñeses resistieron el asedio sea la que permita luchar contra la "lacra" de la "violencia de género".

   Por eso, ha dedicado este primer banderazo a las mil mujeres que han muerto en dieciséis años "víctimas de la violencia de género", pidiendo "ni una más".

   Después, ha seguido la procesión haciendo parada frente a la Cocina Económica y el Hospital de La Rioja y, ya en la esquina conocida como 'Cuatro Cantones', Gamarra ha vuelto a apelar a los logroñeses que "defendieron" la ciudad y la "libertad" en el 1521 para dedicarlo a "todos los niños de la ciudad" y pedir que se garantice su futuro igual que se garantizó entonces.

   Siguiendo la procesión, los participantes se han encontrado con una primera sorpresa: la Guardia de Santiago, compuesta por tropas logroñesas y navarras (en realidad ciudadanos vestidos como tal) le han hecho un pasillo de honor con sus lanzas.

   Segunda sorpresa: ha tocado dar un trago, de vino en copay zurracapote en porrón invitados por la Sociedad Micológica Valvanera.

   Pero antes de llegar al tercer 'banderazo' la comitiva ha hecho otra parada. En la Plaza del Parlamento esperaba a la alcaldesa el Grupo de Danzas de Logroño, que ha bailado la Jota de La Rioja Alta.

   Allí se ha juntado con Ceniceros y el obispo, Carlos Manuel Escribano, quien, bajo una lluvia que ha escogido ese momento para apretar, ha bendecido el Pan, el Pez y el Vino que les ha acercado la secretaria de la Cofradía del Pez.

   Ya frente al Revellín, Gamarra ha recordado que "caminamos hacia el quinto centenario" de estas fiestas y ha querido reconocer el esfuerzo de la Cofradía del Pez y, a ellos, les ha dedicado el tercer banderazo. "El último", ha recordado alguien del público, y es que el próximo 15 de junio habrá nueva Corporación y nuevo alcalde.

Contador