Publicado 22/02/2021 13:06CET

Un proyecto itinerante de Cáritas atiende a 56 personas en Calahorra y Arnedo y logra la inserción de un joven

LOGROÑO, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un proyecto itinerante de Cáritas ha atendido, en menos de dos meses, a 56 personas en Calahorra y Arnedo y ha logrado la inserción laboral de un joven.

Fundación Cáritas Chavicar y Cáritas La Rioja, en el marco de su proyecto conjunto de formación y empleo, han puesto en marcha el Proyecto Itinerante para favorecer la inserción laboral de personas que viven en zonas rurales y presentan dificultades sociales.

Los técnicos del servicio, operativo desde diciembre en La Rioja Baja, han atendido a 56 personas, de las cuales una ya ha encontrado empleo. Además, se han ofrecido dos cursos ocupacionales presenciales de informática básica en Arnedo.

La directora del Área Sociolaboral de Fundación Cáritas Chavicar, Inmaculada Espila, ha explicado que la distancia con los núcleos urbanos, la ausencia de trabajo en proximidad y la falta de vehículo privado y/o de transporte público pueden transformar a un demandante de empleo en un desempleado de larga duración o eliminar toda esperanza de regularización mediante contrato laboral a un inmigrante ilegal.

"La escasez o ausencia de servicios básicos, la disminución del tejido empresarial convierten a los territorios rurales en espacios en los que las personas difícilmente pueden desarrollar sus capacidades para acceder al empleo y, por tanto, lograr su integración social", ha añadido.

Para paliar estas carencias nació el Proyecto Itinerante. "Queremos trasladar a las zonas rurales nuestra experiencia profesional y los servicios en formación y empleo de nuestra agencia de colocación y del Centro de Formación Virgen de la Esperanza", ha relatado.

Actualmente, el servicio desarrolla tareas presenciales de acogida, orientación y seguimiento los martes en Calahorra y los miércoles, en Arnedo.

El objetivo a medio plazo, cuando las condiciones sanitarias lo permitan, es ofrecer estos servicios también en Aldeanueva de Ebro, Alfaro, Autol, Quel, Pradejón y Rincón de Soto. Asimismo, está previsto realizar en Calahorra dos cursos de informática básica y otro de informática aplicada a la búsqueda de empleo cuando la situación epidemiológica mejore.

Desde el 22 de diciembre, un técnico de empleo de Fundación Cáritas Chavicar, en coordinación con la trabajadora social de Cáritas en La Rioja Baja, ha atendido a 34 personas en Calahorra, de las que diez eran hombres y 24, mujeres; cinco eran españolas y 29, extranjeras. Su perfil predominante: mujer inmigrante, en situación económica límite y sin cualificación profesional que busca empleo en el servicio doméstico y en industrias conserveras o almacenes de fruta.

En Arnedo, el servicio comenzó a atender el 20 de enero y desde entonces ha recibido a nueve hombres y 13 mujeres. De estos participantes, 10 eran españoles y 12, inmigrantes. Se caracterizan, principalmente, por ser personas que proceden del sector industrial y hostelero y se han quedado en paro por culpa de la pandemia.

Para leer más