Actualizado 16/09/2009 23:08 CET

El puente de Hierro de Logroño se abre mañana al tráfico rodado tras una rehabilitación de más de 2 millones

El presidente del Gobierno de La Rioja ha encabezado el acto de reapertura de esta infraestructura construida en 1881

LOGROÑO, 16 Sep. (EUROPA PRESS) -

El puente de Hierro de Logroño recupera mañana, jueves 17 de septiembre, su actividad habitual, con la apertura al tráfico rodado y al paso de peatones, tras unas obras de rehabilitación que se han prolongado durante el último año, con un coste de más de 2 millones de euros.

El presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, acompañado por autoridades locales y regionales, ha encabezado el acto de reinaguración de este infraestructura construida en 1881 a partir del proyecto del ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, Fermín Manso de Zúñiga.

La empresa constructora Eurocontratas se ha encargado de esta actuación, que ha supuesto el corte de la circulación rodada desde el pasado 31 de septiembre.

Para llevar a cabo las obras de rehabilitación, el Gobierno de La Rioja contrató la redacción de un diagnóstico a la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de la Universidad de Cantabria que trabaja en actividades científicas de investigación y desarrollo tecnológico relacionadas con las obras públicas.

De acuerdo con ese estudio, el Ejecutivo regional contrató la redacción del proyecto a FHECOR Ingenieros Consultores, que propuso la rehabilitación funcional del puente manteniendo su configuración inicial y asegurando unas condiciones de durabilidad que permitan prolongar su vida.

Por ello, los trabajos en el puente de Hierro se han centrado en la rehabilitación integral fiel a su estado originario. Las obras han incluido la limpieza de la fábrica de los estribos de piedra con la retirada de vegetales, el rejuntado de sillares y la consolidación de los paramentos con el objetivo de conseguir la impermeabilización.

En cuanto a la estructura metálica y con el fin de paliar el deterioro, los trabajos han supuesto la limpieza general y el engrasado de los aparatos de apoyo, la reparación de la barandilla metálica y la imposta (apoyo de la barandilla) así como la aplicación de una pintura de protección en toda la estructura.

Respecto al tablero del puente, se ha sustituido por una losa de hormigón ligero armado para reducir la carga permanente debida al excesivo espesor del pavimento actual y para procurar una circulación tranquila. Las camisas metálicas de las pilas sumergidas que han mostrado síntomas de corrosión se han protegido mediante otra camisa de acero perimetral por debajo del nivel de estiaje y las aceras también se han rehabilitado, mediante la sustitución del firme actual por hormigón ligero con pintura antideslizante. Por último, se ha pintado el puente con una pintura anticorrosión de protección y se ha instalado un nuevo sistema de iluminación acorde a la importancia histórica y estructural del puente.

Una de las actuaciones emblemáticas ha sido la recuperación de la barandilla que se ha terminado en azul plomo -color original del puente de 1882- y el forjado, en blanco grisáceo.

HISTORIA DEL PUENTE DE HIERRO

En 1880 el Alcalde de Logroño, el Marqués de San Nicolás, solicitó al Gobierno la urgente construcción de un nuevo puente. El Presidente del Gobierno, Práxedes Mateo Sagasta, mandó construir uno provisional de madera y encargó la redacción de los proyectos de un paso en Logroño que garantizase el acceso seguro a la ciudad a través de las calles Abades y Zurrerías salvando el río Ebro. El puente sobre el río Ebro fue proyectado en 1881 por el ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, Fermín Manso de Zúñiga, y construido en 1882 por la empresa La maquinista, comercial, terrestre y marítima de Barcelona, con un presupuesto de casi 1 millón de pesetas.

El puente de Hierro fue, durante décadas, la entrada principal a la ciudad y la conexión con vía férrea. Constaba de 11 vanos de 30 metros de luz apoyados en los estribos de sillería y en 10 pilas. Hasta el año pasado, que se inauguró el puente de acceso al San Pedro, ha sido el paso sobre el río de mayor longitud de Logroño (330 metros). Actualmente sigue liderando el título del más antiguo de la capital riojana.

Su terminación fue en forjado roblonado, materiales acordes a una obra del siglo XIX que soportaba el paso de caballería. Aunque, según el estudio de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de la Universidad de Cantabria, su estructura principal se encontraba en aceptable estado de conservación, sus elementos corrían riesgo de importante deterioro por las escasas labores de mantenimiento que ha experimentado en las últimas décadas.

Lo más leído

  1. 1

    Limitadas en toda Galicia las reuniones a cinco personas y en Santiago solo a convivientes

  2. 2

    Podemos critica la condena de la presidenta de Infancia Libre y lo atribuye a la "justicia patriarcal"

  3. 3

    El Gobierno avisa de que el toque de queda requeriría del estado de alarma y pregunta al PP si lo apoyaría

  4. 4

    Filtradas fotos de la temporada 5 de La Casa de Papel que revelan el cambio de líder en la banda

  5. 5

    El Gobierno francés confirma que el profesor decapitado el viernes fue objeto de una fatua