Puerta grande de Urdiales y Castella en una excepcional corrida de 'Fuente Ymbro'

Actualizado 24/09/2015 0:07:45 CET
Urdiales pasea dos de sus tres orejas logradas en Logroño
EUROPA PRESS

   LOGROÑO, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Excepcional tarde de toros la vivida en el coso logroñés de 'La Ribera', con dos diestros que han bordado el toreo, Diego Urdiales y Sebastián Castella, que han salido a hombros - tras cortar tres y cuatro orejas, respectivamente - acompañados del mayoral de la ganadería de 'Fuente Ymbro', que ha ofrecido una gran corrida, bien presentada y con bravura, a excepción del que ha abierto plaza.

   Una tarde de ensueño, donde el toreo lento, ligado y la valentía ha sido el verdadero protagonista de este mano a mano. Un día en el que la autenticidad de la fiesta se ha hecho presente para encandilar a unos tendidos, llenados hasta la mitad, y del que milagrosamente el diestro francés ha salido ileso tras una violenta voltereta en su tercer toro, que ha buscado empitonarle sin éxito.

   Un apoteósico final que no parecía poder presagiarse al inicio del festejo, con el primer astado, un mansurrón que le ha tocado en suerte al torero riojano, Diego Urdiales, de nombre 'Frambuesa', de 559 kilos, castaño claro, que buscaba salida a tablas casi desde el comienzo. Poco pudo hacer el arnedano con el animal en la muleta, de donde salía de forma brusca. Abrevió el diestro la faena, sin suerte con la espada.

LECCIÓN CON LA DERECHA

   A partir de ahí, la tarde ha cambiado por completo. Con su segundo, el mejor toro de la corrida, Urdiales ha demostrado su gran momento, haciendo su toreo, en el que el clasicismo, la entrega, el valor y la ligazón lo inunda todo. Con este 'Molinero', negro de 545 kilos, el arnedano ha dado toda una lección por la mano derecha, que ha alternado con sutiles 'naturales' a un toro bravo, nada fácil, al que se lo ha pasado pegado al traje de torear.

   Tanto es así, que al riojano en una de las tandas el animal le ha arreado un varetazo a la altura de la rodilla, algo que no ha amilanado al de Arnedo, que en el siguiente encuentro con el toro, ha conseguido una serie con la derecha antológica. Una gran estocada le hizo merecedor del doble trofeo, recogido al grito de "¡Torero, torero!" siendo aplaudido el astado en el arrastre.

   Con su tercero - que hacía el quinto de la corrida-, un castaño de 500 kilos, de nombre 'Favorito', Urdiales ha podido hacer su toreo de capa, lanceando con 'verónicas' de gran calidad, rematadas con una media de excepción. Ya en la faena, se ha vaciado el riojano con tandas soberbias por ambas manos, con un toreo 'al natural' en el que parecía había detenido las agujas del reloj.

   Cuando parecía que la actuación tocaba a su fin, el riojano se ha echado la muleta a la mano derecha para administrar una larga serie demostrando su poderío también con esta mano. A la hora de matar, lo ha hecho de estocada atravesada, necesitando descabellar al animal, para posteriormente pasear su tercera oreja.

   Y si cumbre ha estado Urdiales, Castella no lo ha estado menos, hasta el punto de cortar un trofeo más que el riojano. Con su primero, un castaño de 501 kilos, de nombre 'Harpia', el francés lo ha recibido con 'verónicas' de gran calidad y 'chicuelinas', realizando un quite por delantales el riojano que tampoco ha dejado a nadie indiferente.

   Estatuarios para iniciar la faena, y desplazarlo a los medios donde ha estado soberbio con la derecha, con pases muy largos y templados, finalizando varios de ellos con perfectos pases de pecho. Con la izquierda, al animal le costaba tragársela, matando el diestro francés de estocada trasera pero certera, obteniendo su primera oreja.

   Con su segundo - el cuarto del festejo- de 520 kilos, negro, de nombre 'Vejado'- Castella ha demostrado que también había otra figura en la plaza. Una media de gran calidad tras buenas 'verónicas' le han servido al torero para ir metiéndose al público en el bolsillo.

   Con la muleta, un inicio clásico del francés, con pases cambiados, que han levantado los 'olés' del público, para rápidamente ofrecerles 'derechazos' largos que han sido lo mejor de la faena, ya que con la izquierda no terminaba de embestir este noble de 'Fuente Ymbro'. Metiéndose entre las astas ha finalizado Castella su faena, para propinar un gran 'espadazo', y obtener también la puerta grande, al cortarle las dos orejas.

   El que ha cerrado plaza, y también feria de San Mateo, ha sido un negro listón, de 568 kilos, de nombre 'Embriagado', con el que el diestro ha dado buenas muestras de su toreo a capote, tanto con la revolera como con el 'galleo' por 'chicuelinas' con el que lo ha llevado al capote. Ya en la faena, y tras un buen comienzo con la mano derecha, ha sido prendido por el toro, por la pierna izquierda, propinándole una fea voltereta, y buscándole para empitonarlo, algo que finalmente no ha logrado.

   Con el susto en el tendido, Castella ha tirado de casta, de valentía y de raza para doblegar al animal, al que tras una buena estocada, le ha cortado la cuarta y última oreja.