Publicado 19/07/2021 10:54CET

La Rioja, Aragón, Navarra y Generalitat de Catalunya renuevan su compromiso en el décimo aniversario del Campus Iberus

   LOGROÑO, 19 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Los representantes de los gobiernos de La Rioja, Aragón, Navarra y Cataluña han ratificado una declaración de intenciones con el Consorcio Campus Iberus, que acaba de cumplir su décimo aniversario, para potenciar e impulsar la calidad científica y docente, así como la internacionalización del sistema universitario.

   El consejero de Desarrollo Autonómico del Gobierno de La Rioja, José Ángel Lacalzada Esquivel; la consejera de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento del Gobierno de Aragón, María Eugenia Díaz Calvo; el Consejero de Universidad, Innovación y Transformación Digital del Gobierno de Navarra Juan Cruz Cigudosa García; la consejera de Investigación y Universidades de la Generalitat de Catalunya, Gemma Geis i Carreras y el presidente del Consorcio Campus Iberus, Jaume Puy Llorens, han formalizado su compromiso de colaboración con el Campus Iberus, Campus de Excelencia Internacional del Valle del Ebro, que acaba de cumplir su décimo aniversario, a través de la firma de una declaración de intenciones.

   De este modo, las partes que suscriben dicha declaración expresan su voluntad de potenciar y consolidar la excelencia docente y científica, la internacionalización del sistema universitario y generar nuevas relaciones colaborativas con los diferentes actores del valle del Ebro.

   El Consorcio Campus Iberus fue constituido mediante un Convenio de Colaboración entre la Universidad de Zaragoza, la Universidad Pública de Navarra, la Universidad de Lleida y la Universidad de La Rioja, el 6 de junio de 2011, con el objeto de impulsar y poner en marcha de manera agregada entre las universidades el "Campus Iberus, Campus de Excelencia Internacional del Valle del Ebro".

   El proceso culminó el 21 de mayo de 2012 con la constitución definitiva del Consorcio Campus Iberus y la ratificación de los Estatutos por los que se rige la entidad.

   A lo largo de sus diez años de existencia, el Consorcio ha trabajado para mejorar la calidad educativa y competir en un contexto en el que la educación superior evoluciona hacia un mercado global; ha participado en programas reconocidos de retención y captación de talento para mejorar la atracción de estudiantes universitarios y para atraer investigadores con buena formación y presencia internacional y se ha erigido en un motor de progreso socioeconómico en el territorio del Valle del Ebro colaborando en proyectos de I+D+I con empresas, favoreciendo el emprendimiento, y creando un verdadero entorno de vida universitaria y presencia internacional.

   Este modelo de alianzas formado por los gobiernos de La Rioja, Aragón, Navarra y Catalunya constata el compromiso de los mismos con la modernización de los campus universitarios de sus territorios, a fin de promover la excelencia docente y científica, la internacionalización del sistema universitario y su implicación en una nueva economía basada en el conocimiento. El mismo se ratifica a través de la renovación de su compromiso con el proyecto Campus Iberus del que forman parte las universidades de La Rioja, Zaragoza, Pública de Navarra y Lleida.

   Por su parte, el Consorcio Campus Iberus se compromete a promocionar la excelencia investigadora de las universidades; estimular la internacionalización mediante programas de movilidad específicos, incentivar el intercambio y la conexión de la comunidad universitaria de las cuatro universidades pertenecientes al Consorcio con programas de incentivos, impulsar la formación de calidad de investigadoras e investigadores con especial atención a la actividad doctoral, hacer accesible el conocimiento científico a la sociedad con acciones de difusión científica y contemplar en sus actuaciones un enfoque de género que impulse la presencia de la mujer en los ámbitos expuestos en los cuatro territorios y muy especialmente en el entorno rural.

   Con el fin de analizar el estado de estos objetivos, se creará una comisión de seguimiento integrada por los rectores de las cuatro universidades y los responsables de las consejerías correspondientes de los cuatro gobiernos implicados.