El acusado de matar a su pareja en Rivas, Madrid: "Me quedé dormido en el bar y desperté ensangrentado en los calabozos"

Audiencia de Madrid
EUROPA PRESS - Archivo
Actualizado 01/10/2018 16:26:44 CET

MADRID, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

Nelson Enrique P.T., acusado de matar a puñaladas a su pareja en la Nochevieja de 2016 en Rivas Vaciamadrid, ha declarado este lunes en el juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Madrid que no recuerda "nada" de los hechos, ya que se quedó "dormido en el bar" en el que estuvo esa noche tomando copas con su pareja y despertó "ensangrentado" en los calabozos.

El encausado, de 21 años y con trastornos psiquiátricos diagnosticados, afronta una petición fiscal de 26 años de cárcel por un delito de asesinato con agravante de parentesco y un delito de quebrantamiento de medida cautelar, ya que sobre él pesaba una orden de alejamiento respecto a la víctima.

En el momento del crimen tenía la prohibición de acercarse a su víctima a un radio inferior a 200 metros en el marco de un procedimiento que se seguía contra él en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Arganda del Rey.

La fallecida, de 40 años, era profesora universitaria de Química. Cuando el acusado fue detenido se negó a declarar en sede policial. El día de los hechos, según la instrucción, llamó a los servicios de Emergencias para alertar de que su pareja se había autolesionado.

Ahora no recuerda nada de lo que pasó aquel día. La mujer fue la primera víctima de violencia de género de 2017, ya que falleció en el hospital horas después de los hechos.

PASTILLAS

En su declaración, el acusado ha relatado que mantenía una relación sentimental con la víctima desde marzo de 2016. En noviembre, ésta le denunció por malos tratos y se le impuso una orden de alejamiento. Pese a ello, según su versión, la mujer le dijo que iba a retirar la denuncia.

Y retomaron de nuevo la relación. El 31 de diciembre de 2016, la fallecida y Nelson estuvieron tomando cervezas y copas en un bar. Antes, se había tomado cuatro pastillas porque alguien le estaba susurrando al oido.

"Sólo tomo las pastillas cuando me da la neura. Ese día, volví a escuchar voces y me las tomé. A ella no sería capaz de hacerla nada si estuviera en mis cabales", ha afirmado el joven, quien ha asegurado que en el bar se quedó dormido y despertó "ensangrentado en los calabozos".

TRASTORNO MENTAL

Antes del inicio de la vista, la defensa del acusado ha manifestado que su cliente no recuerda "absolutamente" nada de lo que pasó aquella noche, ya que sufre problemas mentales que se le unieron al consumo de bebidas alcohólicas.

El letrado ha insistido en que más allá de la culpabilidad de su cliente hay muchas incógnitas cuestionando la labor profesional de policías y los médicos que atendieron a la víctima. Además, ha remarcado que los problemas que sufre su cliente vienen diagnosticados en diversos informes periciales de la Clínica Forense de Plaza de Castilla.

En su escrito de acusación, el fiscal expone que el acusado se abalanzó sobre la mujer portando un cuchillo y le asestó siete puñaladas que le costaron la vida horas más tarde en el hospital.