Ahora Madrid tratará de aprobar las ordenanzas fiscales en un largo Pleno en sesión única en el Palacio de Cibeles

Pleno de Cibeles
AYUNTAMIENTO DE MADRID/ EUROPA PRESS
Actualizado 21/12/2017 7:33:41 CET

MADRID, 21 Dic. (EUROPA PRESS) -

Ahora Madrid tratará de aprobar las ordenanzas fiscales en un larguísimo Pleno (77 puntos) que se celebrará este jueves en el Palacio de Cibeles y que, previsiblemente, será el último del año, una sesión en la que el nuevo delegado de Economía y Hacienda, Jorge García Castaño, defenderá una propuesta que busca tener el apoyo del PSOE para poder salir adelante.

El Pleno comenzará a las 9.15 horas con una comparecencia de la alcaldesa, Manuela Carmena, a petición propia, para exponer la "evaluación intermedia del dispositivo de Navidad". Le seguirá una segunda comparecencia de la alcaldesa, esta vez a petición del PP, para que haga un balance de su gestión al frente del Ayuntamiento de Madrid durante el año 2017.

La tercera comparecencia del día, solicitada por Cs, se dirigirá a García Castaño y preguntará por "la recuperación de los bienes inmuebles propiedad del Ayuntamiento de Madrid que están siendo objeto de okupación ilegal por parte de particulares", con el edificio del Paseo del Prado 30 como telón de fondo.

La cuarta y última comparecencia de la sesión, a petición del PSOE, servirá para que el delegado de Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto, Pablo Soto, valore las sugerencias y reclamaciones de los madrileños según el informe del servicio del primer semestre de 2017.

PRÓRROGA PRESUPUESTARIA

El apartado de preguntas arrancará con Cs, que pedirá información a la alcaldesa sobre cuánto tiempo calcula prorrogar los presupuestos y si cree que durante ese plazo se podrán cumplir los compromisos adquiridos con el PSOE. El PP preguntará también a la alcaldesa si "conocía y autorizó la reunión que el pasado 6 de diciembre Carlos Sánchez Mato y Rommy Arce mantuvieron en Bruselas para denunciar en nombre de la ciudad de Madrid'la situación del Consistorio tras el incumplimiento de la regla de gasto".

El PP preguntará asimismo a Carmena si cree "que los medios de comunicación están reflejando fielmente la actuación de su Gobierno municipal" y a la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, qué valoración hace "de la disminución de viajeros en los autobuses de la EMT".

Los cachés abonados en la programación de la primera temporada del Centro Internacional de Artes Vivas (Cs), información sobre el proyecto de remodelación de la estación de Metro de Gran Vía (PSOE), las colaboraciones con universidades y entidades sin ánimo de lucro en materia de igualdad y prevención de la violencia (PP) y los centros culturales de barrio (PSOE) son otras de las preguntas que pasarán por Cibeles.

PASEO DEL PRADO 30

Las proposiciones de los grupos políticos arrancarán con una de Cs sobre medidas relativas a la distribución urbana de mercancías. Le seguirá el PSOE, que planteará la recuperación de la protección original del edificio situado en el Paseo del Prado número 30. Ahora Madrid y PSOE plantearán la aprobación de un declaración contra "las expresiones, comentarios y amenazas de odio ideológico, xenófobas, racistas y sexistas vertidas a través de un chat por un grupo de policías municipales".

Ahora Madrid quiere instar al gobierno estatal a que paralice la privatización de Bankia y a que revierta el proceso con el objetivo de constituir una entidad pública de carácter estatal, cuya gestión esté participada por el Estado, las comunidades y los ayuntamientos y en otro en relación a la Plusvalía.

El PSOE llevará al Pleno la necesidad de un plan de actuación integral en Puente de Vallecas, atendiendo especialmente a los barrios de San Diego y Entrevías, y que se inste al gobierno de la Nación a un incremento del número de policías en la ciudad, sobre todo en los barrios con narcopisos.

El PP pondrá el punto y final a la sesión con una proposición para que el Pleno condene "el salvaje asesinato de Víctor Laínez perpetrado por motivos ideológicos y de odio", rechace "tajantemente que ningún ciudadano pueda ser agredido, insultado o de cualquier otra manera vejado simplemente por el hecho de lucir en público los colores de la bandera española", y reafirme "su compromiso con la tolerancia" y se oponga "a cualquier acto de violencia u odio por razones de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social".