Actualizado 21/11/2008 14:49

AMPL.- El Ayuntamiento ordenó la clausura y precinto de La Riviera en enero de 2007 pero no la ejecutó, según el PSOE

Clausuradas varias salas de la capital, entre ellas el MOMA y el But, tras los sucesos de El Balcón de Rosales

MADRID, 21 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Madrid ordenó la clausura y precinto de la sala La Riviera de la capital el 9 de enero de 2007, pero no la ejecutó en este más de año y medio según denunció hoy el concejal socialista Óscar Iglesias, que criticó en declaraciones a Europa Press que "sólo ahora, con la presión social y mediática por la muerte de Álvaro Ussía a las puertas de El Balcón de Rosales, se deciden a hacer algo".

Según documentos municipales a los que tuvo acceso Europa Press, el pasado mes de febrero el Grupo Socialista solicitó información sobre la sala al Gobierno municipal, debido a las continuas quejas por los problemas de ruidos y tráfico que ocasionaba la discoteca a los vecinos del paseo Virgen del Puerto, que habían presentado incluso 285 firmas solicitando el cierre del establecimiento.

La respuesta del Ejecutivo local llegó el 25 de febrero, informando de que los datos del coordinador general de Seguridad arrojaban un total de 138 llamadas recibidas por la Central de Comunicaciones de Policía Municipal entre 2005 y 2007, periodo en el que además se realizaron catorce inspecciones y se presentaron 35 denuncias.

Además, el 4 de marzo la propia delegada de Urbanismo, Pilar Martínez, remitió una carta a Iglesias indicando que el departamento de Disciplina Urbanística estaba tramitando un expediente de denuncia contra la sala a causa de las denuncias de la Junta de Distrito y de la Policía Municipal.

También indicaba que La Riviera "cuenta con licencia de actividad para café-bar, restaurante y baile desde marzo de 1964; de licencia de actividad para sala de fiestas desde enero de 1985, y de licencia de obras exteriores para cubrición de espacio libre con estructura ligera y cerramiento lateral de policarbonato" desde septiembre de 1998. Asimismo, la sala también disponía de "informe favorable de medición de ruido, emitido por el departamento de Disciplina Ambiental" en mayo de 2006 a requerimiento del servicio de Disciplina Urbanística.

"A continuación, la delegada me decía que 'con fecha 9 de enero de 2007 se ordenó la clausura y precinto de las instalaciones porque la licencia de actividad concedida en su momento no autoriza la totalidad de los elementos industriales instalados ni las reformas para la adecuación a la normativa contra incendios'", relató Iglesias.

Asimismo, Martínez explicaba en su misiva que, "al día de la fecha, la ejecución de la orden de clausura se encuentra pendiente de la resolución de la solicitud de licencia de actividad, que está en trámite de información pública".

PETICIÓN AL PLENO DE DISTRITO

Ante esta contestación, el edil llevó este asunto a la Junta del Distrito de Arganzuela, donde los votos del PP y de IU impidieron que saliera adelante su propuesta de instar al Ayuntamiento a "actuar contra esta situación de ilegalidad" y a "cumplir la clausura y el precinto establecidos por ellos mismos".

En aquel Pleno de distrito, Iglesias alertó no sólo de las desigualdades que podrían crearse aplicando la ley a algunos empresarios y no a otros, sino también del "problema de seguridad física" que podría suponer para los propios ciudadanos que acudieran a la zona.

La concejala de Arganzuela manifestó su "esperanza personal" de que La Riviera pudiera ser "transformada" en el curso del proyecto Madrid Río, y afirmó que había solicitado al delegado de Seguridad, Pedro Calvo, "el incremento de las dotaciones policiales en la zona en los días de mayor perjuicio para los vecinos, esto es, los viernes y sábados fundamentalmente". También se comprometió a trasladar todas las reclamaciones vecinales a Urbanismo para intentar acordar una reunión entre ambas partes.

Asimismo, afirmó que "es bastante habitual que, en tanto se está tramitando una licencia, haya ciertas medidas que puedan quedar en suspenso o pendientes", y recordó que no era competencia de la Junta de Distrito aplicar el cierre a la sala.

"No entendemos por qué, si tenía una orden de clausura y cese desde enero de 2007, no se ha cerrado el establecimiento hasta ayer, según informa la prensa, deprisa y corriendo y por la presión social y mediática. El Ayuntamiento tiene que dar explicaciones sobre por qué en ocasiones se cumple la ley y otras no, y por qué ha tardado dos años en cumplir la ley con La Riviera. ¿Es que si no hubiera pasado nada en el Balcón de Rosales no se hubiera actuado?", se preguntó Iglesias.

En cualquier caso, fuentes de La Riviera indicaron esta misma mañana a Europa Press que, a pesar de las informaciones publicadas, ellos aún no sabían "nada sobre el cierre". "Ayer llegó un e-mail diciendo que hoy se precintaría la sala, pero no sabemos nada aún", afirmaron las fuentes, añadiendo que representantes de la sala habían acudido al Consistorio a intentar obtener información.

CLAUSURA DEL MOMA Y EL BUT

Por otra parte, fuentes municipales indicaron a Europa Press que el MOMA ha sido clausurado esta misma mañana "por falta de licencia". A este respecto, Iglesias indicó que "esta sala tenía muchísimas denuncias de la Policía Municipal por organizar actividades para las que no tenía licencia, en un caso muy parecido al de El Balcón de Rosales".

"¿Por qué tampoco hizo caso el Ayuntamiento a las denuncias y ahora cierra la sala deprisa y corriendo? Existe una absoluta dejadez municipal en cuanto al incumplimiento de la legalidad por parte de establecimientos de ocio nocturno, a pesar de que la Policía Municipal hace su trabajo", reprochó el socialista.

La sala But, en la plaza de Barceló, también fue cerrada anoche, según confirmaron fuentes municipales a Europa Press.