Actualizado 28/11/2007 20:30:17 +00:00 CET

(Ampl) Vecinos de Las Mimbreras reciben a pedradas a la Policía, ante el temor de desalojos

Los agentes tuvieron que intervenir para salvaguardar la seguridad de los conductores ante la lluvia de piedras sobre la M-40

MADRID, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los vecinos del poblado chabolista de Las Mimbreras, en el distrito de La Latina, recibieron esta mañana a la Policía Nacional a pedradas, atrincherados en barricadas con ristras de neumáticos ardiendo ante el temor de un posible desalojo, después de que anoche una de las infraviviendas desocupada fuera derribada por orden del Ayuntamiento de Madrid.

Los agentes de Policía Nacional acudieron al poblado, ubicado al borde de la Nacional V, entre el barrio madrileño de Cuatro Vientos y La Fortuna de Leganés, tras la llamada de un ciudadano que denunciaba que unas 40 personas estaban tirando piedras a los coches que circulaban por la carretera. Según informó a Europa Press la Jefatura Superior de Policía, hasta el lugar acudió una patrulla de policía, a la que también le cayó una lluvia de piedras.

Ante la actitud de este grupo, la Policía envió más efectivos, con idéntico resultado, por lo que a continuación desplazó a la zona a la Unidad de Intervención Policial (UIP), conocidos como antidisturbios, y un helicóptero para intentar restablecer el orden y proteger a los conductores que pasaban en esos momentos por la zona.

Por su parte, aunque ayer se produjo el derribo de una de las chabolas, fuentes del Ayuntamiento de Madrid aseguraron que para esta mañana no estaba programado ningún desalojo en este poblado habitado por más de 100 familias, la gran mayoría de etnia gitana.

No obstante, los vecinos, que se dedican principalmente a la venta de flores y chatarra, temen lo peor puesto que han recibido cartas de Disciplina Urbanística del Ayuntamiento de Madrid en las que les avisan de un derribo inminente de sus viviendas ilegales.

A pesar del violento enfrentamiento, que según fuentes policiales estaba programado para recibir a los agentes de una manera hostil, no se han producido detenciones ni hay que lamentar heridos.

Asimismo, en declaraciones a Europa Press, Antonia Heredia, una de las afectadas por la orden de desalojo de su vivienda ilegal, señaló que los residentes del poblado no van a permitir que les echen a la calle, y aseguró que están dispuestos a "ir a la guerra".

"Nos quieren echar a la calle con mujeres embarazadas y niños. Vienen con escopetas a tirar nuestras casas. No lo vamos a permitir, esto no se puede aguantar", afirmó Heredia.