Publicado 17/07/2019 14:48CET

El Ayuntamiento revisará las obras del Colegio Alemán para proteger los edificios que lo "merezcan"

Obras de derribo en el Colegio Alemán de Concha Espina.
Obras de derribo en el Colegio Alemán de Concha Espina. - MADRID, CIUDADANÍA Y PATRIMONIO

MADRID, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

El delegado del área de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Madrid, Mariano Fuentes, ha avanzado este miércoles que revisarán las obras del Colegio Alemán y que aquellos edificios "que merecen protección" se incluirán en el catálogo de edificios protegidos, tras llegar a un acuerdo Consistorio y los promotores de la obra.

"Aquellos edificios que merecen un grado de protección serán incluidos en una revisión del catalogo de edificios protegidos", ha aseverado Fuente ante los medios de comunicación tras la comisión del ramo. Además, ha precisado que la demolición de los dos primeros edificios del colegio "no tienen valor arquitectónico".

Esto es así, ha explicado, porque "el complejo de la parcela es ambiental, tiene licencia concedida el 11 de junio de este año, y esta parcela no está incluida en el BIC de los Altos del Hipódromo. "Hemos buscado ese plano y esa parcela no está incluida", ha precisado.

En esta línea, ha indicado que hay una certificación de la Comunidad "donde se indica que el Colegio Alemán no se encuentra en los Altos del Hipódromo, y por tanto no necesita informe por parte de comisión de planeamiento".

Fuentes ha criticado que el anterior equipo de Gobierno haya "mareado la perdiz 4 años sobre protección de edificios". "De forma inminente revisaremos los trabajos previos y a partir de ese momento iniciaremos trabajos de revisión", ha concluido.

LA DEMOLICIÓN DEL ANTIGUO COLEGIO

La demolición del antiguo Colegio Alemán, ubicado en la calle Concha Espina, comenzó la semana pasada, según hizo público Asociación Madrid Ciudadanía y Patrimonio, cuya presidenta, Amparo Berlinches, criticó al entender que se desprecia "sistemáticamente la ciudad y su arquitectura".

En los años treinta, el colegio alemán se encontraba en la esquina de la calle Zurbarán con Fortuny, sede del actual Instituto Goethe. En 1940 las instalaciones ya eran insuficientes para albergar a los 931 alumnos, por lo que en 1959 se colocó la primera piedra del centro en la calle Concha Espina. El colegio fue diseñado por los arquitectos Alois Giefer y Hermann Mckler bajo la supervisión de Willi Schoebel Ungría.

En 2015 cambió su ubicación y se trasladó a Montecarmelo con una nueva sede que se convirtió en la edificación civil más grande de Alemania en el extranjero. Actualmente los propietarios del edificio es la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, que querría extender a esta parcela las actividades del Hospital de San Rafael.

Berlinches explicó, en declaraciones a Europa Press, que este edificio se incluía reseñado en la Guía del Colegio de Arquitectos de Madrid y que "el decano anterior dijo que cuando se fuera a tirar un edificio incluido en esta, se daría un tratamiento especial y se procuraría que no se hiciese".

Así, desgranó que querían mantener el "valor estructural" del edificio, por lo que se "podría haber reestructurado los interiores". Berlinches ha añadido que querían preservar las "decoraciones importantes" como las vidrieras de la capilla del colegio.

PROTECCIÓN EXPRESS

De hecho, según explicó la presidenta, la asociación solicitó al Ayuntamiento de Madrid que se ejecutase una "protección express" del Colegio Alemán junto con la de otros siete edificios en "grave peligro" para evitar su posible derribo.

El objetivo era iniciar un trámite por el que se revisase el catálogo de elementos protegidos del Plan General de Ordenación urbana de Madrid de 1997, ya que el Gobierno municipal "no había sido ágil".

Además de este centro educativo la organización pidió un proceso express para el Convento de las Damas Apostólicas, el Canal Isabel II, la Casa Vallet, el Parque Móvil del Estado, las Cocheras de Cuatro Caminos y el Palacio de la Música. De este último se solicitaba que no se llegase a tramitar su cambio de uso de cultural al comercial, al menos de su sala principal.

En los últimos dos años la organización ha estado colaborando con el Ayuntamiento de la capital para actualizar el catálogo de elementos protegidos del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid de 1997, en el que no figuraba el Colegio Alemán.

"Tras esas mesas de participación desde junio de 2017, no se llegó a ninguna conclusión", ha subrayado la presidenta de la organización, lo que, según ha explicado, provocó "mucha frustración" porque no quedaban fijados documentos sobre qué edificios proteger, especialmente "la arquitectura del SXX, que tiene muy poca protección".

Es por ello, que prevén solicitar reuniones con el Ayuntamiento de Madrid y el Gobierno regional una vez se "asiente" la situación política en ambas instituciones.

Para leer más