La comisión sobre el amianto retoma las sesiones con la comparecencia de Juan Bravo y un directivo de Metro

Tren de Metro de Madrid
METRO DE MADRID - Archivo
Publicado 09/10/2018 11:46:13CET

MADRID, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

El exconsejero delegado de Metro Juan Bravo y el director general de Explotación Ferroviaria del suburbano, Carlos Cuadrado, están llamados a comparecer este miércoles en la comisión de investigación sobre la presencia de amianto en la compañía de la Asamblea de Madrid.

Con ello, este órgano retoma las sesiones con el nuevo curso parlamentario y la comparecencia de ambos han sido planteadas por los grupos parlamentarios de PSOE y Ciudadanos.

En el caso de Juan Bravo, se le solicitará información sobre su conocimiento durante su etapa en Metro de los estudios, mediciones, medidas formativas y prevención desplegadas en el suburbano.

Respecto al director general de Explotación Ferroviaria, se comparecencia se fija para que explique las gestiones realizadas por Metro ante la presencia de amianto en material móvil y estaciones del suburbano.

La comisión de investigación sobre la presencia de amianto se constituyó en abril de 2018 y entre los comparecientes que ya han desfilado por este órgano acudió uno de los trabajadores afectados por exposición a este material Santos González Roldán, empleado de mantenimiento que se incorporó a la compañía en la década de los 80.

La semana pasada falleció el primer trabajador que obtuvo el reconocimiento de enfermedad profesional (Julián M. R.), empleado de mantenimiento de la compañía durante varias décadas. El pasado 25 de mayo fallecía otro oficial de mantenimiento que se encontraba de baja laboral desde hacía un año por asbestosis y había sido sometido a dos operaciones.

A su vez, Metro de Madrid ha localizado amianto en la pintura aislante de trenes modelo 2000 y 5000 destinados en las líneas 1, 5 y 6 del suburbano, unidades que han quedado paralizadas cautelarmente. La compañía ha explicado que estos elementos no suponen riesgo para la salud de trabajadores y usuarios.

El suburbano, tras la aparición de los primeros casos, configuró un plan de desamiantado de las instalaciones con una inversión de 140 millones a desplegar hasta el año 2025, con la estimación de retirar este material de las unidades móviles antes de que finalice el año 2019.