4 de junio de 2020
 
Publicado 19/05/2020 18:06:01 +02:00CET

El Defensor del Pueblo critica la actuación policial ante una supuesta agresión sexual en la sala de asilo de Barajas

Intervención en el Congreso del Defensor del Pueblo Francisco Fernández Marugán, por la presentación del Informe Anual del Defensor del Pueblo del 2017
Intervención en el Congreso del Defensor del Pueblo Francisco Fernández Marugán, por la presentación del Informe Anual del Defensor del Pueblo del 2017 - EUROPA PRESS - Archivo

Constata "quejas constantes" en esta Sala en 2019

MADRID, 19 May. (EUROPA PRESS) -

El Defensor del Pueblo constata, en su Informe Anual presentado antes las Cortes Generales la semana pasada, quejas "constantes" en las Sala de asilo y rechazados del aeropuerto de Barajas, entre ellas la actuación policial ante una supuesta agresión sexual ocurrida en ese lugar formularon sendas sugerencias a la Comisaría General de Extranjería y Fronteras.

En febrero del año pasado solicitaron la intervención del Defensor del Pueblo ante la inminente devolución de una ciudadana salvadoreña, a quien se inadmitió a trámite su solicitud de asilo. Durante su estancia en la citada sala denunció haber sido víctima de un abuso sexual por otro solicitante, por lo que formuló denuncia.

Sin embargo, los agentes que le tomaron declaración en las citadas dependencias no comunicaron los hechos a la Oficina de Asilo y Refugio (OAR) que estaba tramitando el reexamen de la solicitud. Además, el denunciado fue repatriado antes de realizar indagación complementaria alguna.

La Institución instó a la Comisaría General de Extranjería y Fronteras a que suspendiera la ejecución de la repatriación de la afectada, al menos hasta que hubiera un pronunciamiento judicial sobre las medidas de protección solicitadas, lo que no fue aceptado y la interesada fue embarcada en un vuelo de regreso a su país de origen. Minutos antes de que el vuelo despegara fue finalmente autorizada a entrar en territorio nacional.

Tras varias semanas en Logroño, la mujer se personó en dependencias policiales para solicitar asilo en territorio. En un primer momento, no se le permitió formular la solicitud y además se le incoó un expediente de expulsión por estancia irregular. Posteriormente volvió a solicitar asilo en Madrid y en el momento de elaboración del presente informe su solicitud continúa en trámite. A pesar de esto, la Delegación del Gobierno en La Rioja ha resuelto su expulsión por estancia irregular en septiembre, que se encuentra suspendida durante la tramitación del expediente de protección internacional.

A raíz de este caso, la entidad que dirige Francisco Fernández Marugán formuló dos recomendaciones para subsanar las deficiencias detectadas en todo el procedimiento. En primer lugar, no considera aceptable que hombres y mujeres, sin relación alguna entre sí, compartan dormitorios en las citadas dependencias de Barajas. En el presente caso, la persona que fue acusada de abuso sexual se encontraba durmiendo en la litera de arriba y la denunciante en la de abajo.

La directiva 2013/33/UE, de 26 de junio, dispone en su artículo 11.5 que los estados miembros velarán porque las mujeres solicitantes internadas tengan un alojamiento separado de los hombres solicitantes, salvo que pertenezcan a la misma familia y todos los interesados consientan en ello. Establece, además, que los estados adoptarán las medidas adecuadas para prevenir el acoso y los actos de violencia de género, incluida la violencia y el acoso sexuales, en los locales y centros de acogida, y cita específicamente los locales empleados para alojar a los solicitantes durante el examen de una solicitud de protección internacional formulada en una frontera o en zonas de tránsito.

En segundo lugar, el Defensor del Pueblo considera "especialmente grave" que no se comunicara a la OAR que funcionarios policiales habían acudido a las dependencias del aeropuerto a tomarle declaración por la denuncia de abuso sexual, antes de la entrevista para el reexamen de la solicitud de asilo.

La interesada realizó el reexamen con posterioridad a que se produjeran los abusos, lo que pudo incidir decisivamente en la entrevista. La normativa en materia de asilo insiste en la necesidad de que los solicitantes de asilo dispongan de un entorno adecuado que les permita relatar su historia.

También dispone la directiva europea que los estados miembros velarán porque las personas que efectúen las entrevistas con los solicitantes tengan un conocimiento general de los problemas que puedan afectar negativamente a la capacidad del solicitante de mantener una entrevista.

Por todo ello, se formuló Recomendación a la Comisaría General de Extranjería y Fronteras para que todas las incidencias que padezcan los solicitantes durante el tiempo de su estancia en el puesto fronterizo sean puntualmente indicadas a la OAR. El procedimiento penal incoado por la denuncia por abusos sexuales fue sobreseído.

OTROS INCIDENTES

El Defensor del Pueblo también ha formulado una Sugerencia a la Comisaría General de Extranjería y Fronteras para la revocación urgente de la resolución de denegación de entrada de una ciudadana nicaragüense, retenida en Barajas, y que se permitiera su entrada de forma inmediata en territorio nacional, al ser cónyuge de un ciudadano comunitario, que fue aceptada.

En dos ocasiones durante 2019, el Defensor del Pueblo se ha visto en la obligación de formular advertencias a la Comisaría General de Extranjería y Fronteras. En marzo constató, durante una visita a la sala de asilo, la presencia de un menor de edad español junto a su madre, nacional de Colombia. Así, formuló urgentemente una advertencia a la Comisaría General de Extranjería y Fronteras para cesar cualquier actuación que privara al ciudadano español de su derecho a entrar en España, por constituir una vulneración del artículo 19 de la Constitución. Advirtió de que, de no producirse el acceso inmediato a España del menor junto a su madre, se podría incurrir en la conducta prevista en el artículo 542 del Código Penal. Ambos consiguieron entrar.

En julio, el Defensor se inició actuaciones con la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, al haberse retirado el teléfono móvil a un ciudadano que se encontraba en la sala de rechazados de Barajas. En la respuesta recibida, se señala que cuando un pasajero es objeto de un expediente de denegación de entrada en territorio Schengen, ingresa en una sala donde permanece custodiado hasta que se persona un letrado. Se pide que deposite sus pertenencias en una mesa, incluyendo su teléfono móvil, que queda bajo la custodia de un vigilante de seguridad de Aena.

De esta forma, pretenden preservar la seguridad del pasajero y del resto de personas de la sala, así como su intimidad, evitando que se puedan sacar fotografías, vídeos o grabaciones de voz. Solo se permite el uso de móvil, de forma íntima y controlada, para consultar teléfonos o hacer llamadas si la operadora lo permite o si adquieren una tarjeta válida en España. Según informaron, se había establecido un protocolo de uso de móvil en estas salas pero siguen recibiendo continuas quejas sobre este asunto.

Contador