Derogar el reglamento del Observatorio de la Ciudad sería "una locura" y un "desatino", según vecinos

Publicado 02/12/2019 17:24:21CET
Observatorio de la Ciudad de Madrid
Observatorio de la Ciudad de Madrid - AYUNTAMIENTO DE MADRID - Archivo

MADRID, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

Más de dos centenares de comentarios en la plataforma Decide Madrid coinciden en que el reglamento del Observatorio de la Ciudad debe mantenerse o, en todo caso, mejorarse, nunca derogarse porque eso sería "una auténtica locura" o un "desatino".

El Gobierno municipal de PP y Cs ha dado el primer paso para derogar el actual reglamento del Observatorio de la Ciudad con una consulta pública conformada por seis preguntas empezando por la opinión que les merece que el Observatorio "sea un órgano instrumental encargado de impulsar, de forma institucional, la evaluación de la gestión municipal para garantizar la rendición de cuentas".

La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, respaldada por la concejala delegada de Transparencia y Participación Ciudadana, Silvia Saavedra, anunció en el Pleno de Cibeles que pretenden reformar el Observatorio de la Ciudad tal y como está diseñado en este momento para que "se sepa cómo está cumpliendo el gobierno". En el Ejecutivo argumentan que existen otros mecanismos de participación, como los Foros Locales o Decide Madrid, que sí mantendrán.

Las respuestas en Decide Madrid no se han hecho esperar. Muchas son las que coinciden en que el Observatorio, tal y como es ahora, es "un organismo necesario para asegurar mecanismos de participación ciudadana y favorecer la gobernanza" porque "la transparencia no debe de dar miedo a las administraciones".

"La participación ciudadana es básica en la ciudad. Sería una auténtica locura plantearse el derogarlo porque es necesaria una transparencia y control ciudadanos de lo que hacen los políticos", apuntaba otro de los participantes.

"Me parece un desatino y una imposición poco transparente el hecho de que la actual Corporación municipal pretenda quitar voz a este órgano que representa a todos los madrileños de a pie, que conoce la realidad diaria de los barrios fuera de un coche oficial y que puede aportar mucho al desarrollo de esta ciudad", ha apostillado otro.

Y además consideran que el reglamento actual permite que sea "un órgano capaz de impulsar la evaluación de la gestión municipal para garantizar la rendición de cuentas". Sí demandan más medios, más miembros y más autonomía para poder abordar con más profundidad el seguimiento de la acción municipal. Incluso hay quien propone que se televisen las sesiones para "que la gente viera con sus propios ojos cómo deliberan sus iguales".

Otro de los puntos fuertes que han subrayado del actual reglamento pasa por el carácter aleatorio de sus miembros, "lo que da una buena estadística de visiones de la ciudad no politizada". "El reglamento es mejorable como todo reglamento pero debe mantener la pluralidad e independencia del mismo", sumaban.

Creen asimismo que el Observatorio de la Ciudad tendría que tener acceso a toda la documentación sin necesidad de peticiones previas
"obligando a facilitar más datos abiertos a todos los espacios y administraciones del Ayuntamiento de Madrid". "Sería imprescindible, pero no solo la información sobre la ejecución del programa de gobierno, también que exija la rendición de cuentas a los gobernantes y la consulta a la ciudadanía", defienden.

MÁS MADRID Y PSOE NO PUDIERON MANTENER EL REGLAMENTO EN EL PLENO

El rechazo de PP, Cs y Vox tumbó en el Pleno de Cibeles la propuesta socialista, apoyada por Más Madrid, para que se mantenga el reglamento del Observatorio en su redacción actual, elaborada por el anterior Ejecutivo.

El edil socialista Pedro Barrero instó al Gobierno municipal a que "esté a la altura de países como Canadá, Bélgica o Irlanda", que cuentan con sistemas análogos en los que "se colabora y consensúan las políticas públicas". "Es una oportunidad que no pueden desaprovechar", por lo que ha reclamó más medios humanos y materiales para este Observatorio.

Villacís argumentó que quieren que el Observatorio de la Ciudad sea una herramienta de transparencia y no de participación, lo que le llevó a contrastar los 49 miembros de este órgano con los dos millones de residentes en Madrid.

El concejal de Vox Pedro Fernández rechazó el Observatorio porque están "en contra de los chiringuitos", lo que llevó al edil de Más Madrid Nacho Murgui a recordar que este Observatorio fue creado por el gobierno de Alberto Ruiz-Gallardón, aunque luego fuera renovado por Ahora Madrid. "Deje de hacer oposición a la oposición porque no se solapa con otros elementos de participación", instaba Murgui al Ejecutivo de PP y Cs.

EL REGLAMENTO DEL OBSERVATORIO DE LA CIUDAD

Los votos de Ahora Madrid y PSOE sacaron adelante en el anterior mandato el reglamento del renovado Observatorio de la Ciudad, integrado por 49 ciudadanos y ciudadanas para "deliberar y alcanzar propuestas y soluciones de asuntos que requieren soluciones innovadoras y de consenso".

Los vecinos y vecinas fueron elegidos aleatoriamente de una muestra significativa de la ciudad por género, edad y distribución territorial para "enriquecer la perspectiva" de los concejales del Pleno. Se les invitó tras un sorteo para que participen en sesiones de un año de duración y contando con la ayuda de técnicos municipales, expertos, defensores de los distintos puntos de vista y con tiempo para deliberar y alcanzar soluciones de consenso.

Más de 600 personas contestaron a la primera carta enviada por el Ayuntamiento de Madrid mostrando su interés en formar parte del Observatorio de la Ciudad, lo que supuso duplicar el objetivo mínimo que se habían marcado desde el entonces Gobierno de Ahora Madrid, con Manuela Carmena a la cabeza.

Con el reglamento aprobado en la pasada legislatura con los votos a favor de Ahora Madrid y PSOE, los vocales harían un seguimiento de la acción municipal y recomendaciones de mejora durante un mandato de un año, tiempo en el que el grupo abordaría y aportaría soluciones a temas clave para la vida de la ciudadanía madrileña. También podrían proponer la convocatoria de consultas a partir de las propuestas ciudadanas incluidas en la plataforma de participación Decide Madrid.

LA ÚLTIMA REUNIÓN, EL SÁBADO

Los miembros del Observatorio se reunirían un mínimo de ocho sábados al año y recibirían dietas por su asistencia a las reuniones, un total de 65 euros, similar a la cantidad que se abona en los juicios con jurado popular y en las mesas electorales.

La fecha de las reuniones ya estaban fijadas. La última sesión se celebró este sábado, 30 de noviembre, y ya estaban calendarizadas las de el 25 de enero de 2020, el 29 de febrero y el 20 de marzo.

El reglamento del Observatorio de la Ciudad de Madrid que ahora se pretende derogar nació inspirado en asambleas ciudadanas creadas en países como Canadá, Australia o Irlanda, donde se ha empleado este modelo de participación para solucionar temas complejos tras una reflexión colectiva profunda.

Así, en Irlanda el pasado mayo miles de irlandesas volaron de vuelta a su país para resolver la penalización del aborto, que era un asunto bloqueado hasta que el Parlamento convocó a 99 ciudadanos y ciudadanas para deliberar sobre el asunto. Lo mismo ocurrió en Austria con los residuos nucleares y en Canadá para ajustar una ley electoral no excesivamente representativa.

Contador