Un directivo de Metro dice que las frecuencias no corren peligro pese a que hay trenes paralizados por amianto

Uno de los trenes de Metro de Madrid
METRO DE MADRID - Archivo
Publicado 10/10/2018 15:13:39CET

Afirma que fue a partir del primer trimestre de 2017 cuando tuvo noticias de que estaba este material

MADRID, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

El director general de Explotación Ferroviaria de Metro de Madrid, Carlos Cuadrado, ha señalado que las frecuencias del suburbano en hora punta no corren riesgo y que hay medios para cumplir con las tablas marcadas (310 unidades en esa franja horaria) pese a que hay trenes paralizados por la presencia de amianto.

Además, ha indicado que fue a partir del primer trimestre 2017 cuando comenzó a tener conocimiento de la posibilidad de que hubiera este material en las unidades móviles y que nunca pensó que podía haber elementos no identificados en trenes.

Durante su intervención en la comisión de investigación sobre la presencia de amianto en el suburbano de la Asamblea de Madrid, este cargo de la compañía ha dicho que desde 2017 se han paralizado por esta causa aproximadamente 43 trenes y que una vez realizada las labores vuelven a servicio, sin saber precisar cuántos de este número ya prestan servicio.

"Según se reparan van entrando", ha remachado este directivo para indicar que el hecho de que un tren no esté completamente desamiantado no significa que no pueda circular por las instalaciones de Metro.

Asimismo, ha comentado que en la línea 1 se han paralizado entre 17 y 18 trenes y que en hay medios para cumplir de forma general las frecuencias, para añadir también que puede haber paralizaciones de trenes por motivos ajenos al amianto (como labores de mantenimiento de ciclo corto o largo).

A la pregunta del diputado del PSOE Daniel Viondi, sobre si había trenes en reserva para poder destinar más a la línea 1 en caso de que aumentara la demanda considerablemente, Cuadrado ha dicho que con las paralizaciones "a día de hoy no" pero ha añadido que "en breve" sí.

En su exposición, el director general de Explotación Ferroviaria ha detallado que se sigue identificando piezas en trenes de Metro como revelan las últimas circulares remitidas por el Área de Mantenimiento y que cada vez que se descubre una pieza, se identifica y se comunica en un registro interno sobre la situación del material móvil.

"Si aparece más amianto y no es posible mantenerlos (los trenes) en circulación, habrá que retirarlo", ha añadido para apuntar, a preguntas de los diputados, que no conocía que había amianto encapsulado en trenes con anterioridad a 2017.

A su vez, ha apuntado a que la presencia de asbesto no era un asunto del que "se hablara" en el seno de la compañía y que cuando se hacía "no se interiorizaba esto como si fuera un problema". "Se la daba la importancia que tenía", ha especificado para subrayar que Metro introducía una cláusula preventiva en sus contratos sobre desamiantado.

También ha afirmado sobre el polémico informe interno de 2003 que detallaba presencia de amianto en estaciones y trenes que no conocía ese documento. Por ello, ha insistido en que no pensó que había presencia de amiento y no cree que ello sea una "negligencia".

Además, este directivo de Metro ha desgranado a los parlamentarios que se han efectuado 200 mediciones ambientales sobre posible presencia de amianto y todas han dado resultado negativo. Por este motivo y por los protocolos aplicados, considera que hay seguridad a la hora de trabajar en Metro.

Por otro lado, ha recordado que la compañía ha desplegado un plan de desamiantado en trenes y estaciones que cuenta con un importe de 140 millones de euros, lo que refleja el "compromiso absoluto" de la compañía para retirar este material.

En el caso de las piezas con amianto de material móvil, Cuadrado ha señalado que son elementos "muy pequeños", casi "minúsculos", como arandelas y otras piezas de dimensiones reducidas que están en estado "no friable" y que si no se manipulan no son peligrosas.

LA OPOSICIÓN APUNTA A FALTA DE TRENES Y MAQUINISTAS

El diputado de Ciudadanos Juan Rubio ha lamentado que el responsable de explotación ferroviaria no tuviera noticias de la presencia de amianto hasta el año 2017 y cree que habrá más trenes paralizados por presencia de amianto, sobre todo en las unidades 2000, lo que puede implicar hasta un "cierre parcial" de la línea 1. "No han cumplido nada ni han hecho nada", ha remachado.

Por su parte, el parlamentario de Podemos Alberto Oliver se ha mostrado "desconcertado" por la intervención de este cargo del suburbano y Viondi ha insistido en la falta de trenes en la L1 y L6 con la posibilidad de más aglomeraciones ante falta de material y maquinistas.

Frente a esta visión, el diputado popular José Manuel Berzal ha remarcado que Metro pone de forma preventiva una cláusula de desamiantado en los contratos que licita y ha afeado a algunos portavoces de la oposición su tono de "fiscales frustrados".