Publicado 25/01/2016 19:04CET

Ecologistas critican las obras de la Comunidad en un humedal protegido de Rivas alteran el ecosistema

Humedal
CEDIDA

Medio Ambiente defiende el proyecto para quitar las barreras y recuperar así la ribera del río, su flora y su fauna

MADRID, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los colectivos ecologistas ARBA, Asociación Ecologistas del Jarama El Soto, Ecologistas en Acción, GRAMA y Jarama Vivo han criticado hoy en un comunicado que la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad está realizando obras en la laguna protegida del Soto de las Juntas, en Rivas Vaciamadrid, "que están alterando el ecosistema de este humedal".

"Varios camiones están rellenando con tierras y escollera parte de la laguna del Soto de las Juntas, creando una lengua de tierra de unos 25 metros de longitud que se adentra hacia el centro de la misma. A la vista de la alteración del hábitat de la laguna y de la eliminación de vegetación de ribera en una de las orillas, esta actuación es una auténtica barbaridad desde el punto de vista ambiental", aseguran.

A pesar de las múltiples figuras de conservación con las que cuenta el Soto de las Juntas (Parque Regional del Sureste, Humedal Catalogado y Red Natura 2000), las organizaciones 'verdes' han denunciado que las obras "no han sido sometidas a información pública ni han contado con un estudio de impacto ambiental que motiven y evalúen los daños sobre las especies animales y vegetales y sobre el territorio afectado".

"Hay que señalar que las obras están suponiendo molestias evidentes para las poblaciones de aves acuáticas que invernan en el humedal. Este modo de actuar ejemplifica perfectamente la arrogancia con el que actúa normalmente la Administración Regional en la gestión del Parque Regional del Sureste", han añadido.

Para las organizaciones ecologistas, "éste no es más que el último ejemplo de la amenaza por la que atraviesan las zonas húmedas del Sureste madrileño". Así, indican que humedales como los de San Galindo, Velilla de San Antonio, los de Mejorada del Campo o la laguna tóxica de Arganda del Rey, son "sólo algunos ejemplos de procesos de degradación que se vienen denunciando desde hace años".

Según ARBA, Asociación Ecologista del Jarama El Soto, Ecologistas en Acción, GRAMA y Jarama Vivo, esta situación se produce "por el desinterés de los responsables de la Consejería de Medio Ambiente que se concreta en la inexistencia de gestión dirigida al control y conservación de estos espacios".

LA CONSEJERÍA DEFIENDE EL PROYECTO

La Consejería de Medio Ambiente, en cambio, ha explicado que en este espacio había antes una explotación minera y lo habitual entonces era la construcción de barreras de defensa junto a los cauces de los ríos para evitar que las crecidas inundaran la explotación.

Ahora, el departamento que dirige Jaime González Taboada pretende a estas antiguas canteras un aspecto lo más natural posible eliminado esas barreras y recuperando así la ribera de los ríos, la vegetación y la fauna, especialmente de anfibios.

"La retirada de la barrera y las medidas que la acompañan están propuestas y diseñadas para mejorar los hábitats y las poblaciones de las diversas especies de fauna por lo que no causarán ninguna afección negativa al entorno", han asegurado a Europa Press fuentes del departamento ambiental.

Así, según el proyecto regional, el resultado final serán dos isletas y no una pasarela como auguran los ecologistas. Se trataría, según justifican desde la Consejería, en una técnica de ejecución para que los camiones puedan realizar los trabajos.

Por último, y frente a las quejas de las organizaciones de que el proyecto carece de declaración de impacto ambiental y de información pública, la Consejería apunta que según la normativa no es obligatorio tenerla porque las obras no afectan a la Red Natura 2000.