FEMYTS denuncia la "inmadurez" de los nuevos sistemas informáticos puestos en marcha por la Consejería de Sanidad

Actualizado 25/03/2010 15:29:26 CET

Critican que el 'AP Madrid' sufre continuas caídas porque no soporta "el ingente tráfico de datos"

MADRID, 25 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Círculo Sanitario de FEMYTS denunció hoy la "inmadurez" del modelo de externalización y concentración de sistemas informáticos puestos en marcha por la Consejería de Sanidad que, además, "se ha realizado de espaldas a los profesionales médicos e informáticos de la propia Consejería".

Durante el encuentro, los profesionales y expertos del sector denunciaron que estos sistemas tienen una capacidad de resolución inferior a los anteriores desarrollados en los últimos 15 años y no posibilitan la interconexión entre centros.

Además, consideran que dificulta y ralentiza el trabajo de los médicos, que no garantiza ni la mejora de la atención a los pacientes ni la confidencialidad de sus datos clínicos personales, y que, al depender de empresas ajenas a la Administración, presentan más dificultades de adaptación a las necesidades concretas de los médicos, además de resultar más caros.

La impresión general de todos los asistentes fue la "absoluta inmadurez de los nuevos sistemas informáticos, que no resultan válidos ni para el trabajo actual, ni para el pretendido escenario de área única y libre elección".

Domingo Sánchez, de APISCAM, subrayó que la Historia Clínica Común (HCC) es una absoluta necesidad de la sanidad madrileña independientemente de que se vincule o no al proyecto de libre elección y área única.

De hecho, añadió que Madrid se encuentra a la cola entre las comunidades autónomas en el desarrollo de este sistema de información. "Los hospitales tradicionales son islas con sistemas informáticos propios e independientes desarrollados desde hace más de 20 años, al principio con una gran dotación de medios y recursos humanos y unos resultados que en algunos casos han sido brillantes", señaló.

PROBLEMAS CON EL 'AP MADRID'

Así, explicó que la Fundación Hospital de Alcorcón y los nuevos hospitales han externalizado su informática con el programa 'Selene', de Siemens, que no tiene interconexión con los anteriores. En el caso de la Atención Primaria, desde un sistema también propio, se ha optado a uno nuevo, 'AP Madrid', también externo.

A su juicio, 'AP Madrid', basado en un servidor central externo, lleva un retraso de implantación de más de tres años. Señaló que en estos momentos ha enganchado al 25 por ciento de los centros y sufre continuas caídas del sistema que no soporta "el ingente tráfico de datos".

"Si eso ocurre ahora, con una cuarta parte de los centros de salud conectados, el panorama cuando se amplíe al cien por ciento de los centros y se añada la receta electrónica y su conexión a más de 2.700 oficinas de farmacia, es realmente sombrío", apuntó.

Domingo Sánchez indicó, por otro lado, que "la Consejería, que ha maltratado a sus informáticos propios y externalizado los servicios con la intención inicial de prescindir de ellos, podría estar ahora reconsiderando esa posición ante los problemas con los que se encuentra y está solicitando su participación para la migración de los datos".

Por su parte, el doctor Francisco José Sáez señaló que el nuevo 'AP Madrid' contratado con la empresa Stacks, con una base de datos única centralizada, "no ha permitido la migración total de los datos clínicos existentes, es más lento y dependiente de las conexiones telefónicas, no tiene cartera de servicios actualizada".

De hecho, añadió que en la práctica diaria los médicos recurren al viejo sistema OMI para hacer las recetas habituales de un paciente y para las recetas de nuevas prescripciones, "dado que 'AP Madrid' tarda más de minuto y medio en gestionar una", o terminan volviendo a hacerla con papel y bolígrafo.

El doctor Sáez indicó también que el sistema 'AP Madrid' no puede presentarse como una herramienta indispensable para la aplicación de la libre elección, "puesto que la necesidad de compartir las historias clínicas con el hospital la lleva a cabo con demoras y poca precisión de datos".

Asimismo, el doctor Jaime Martín Cavana explicó que el primer inconveniente del programa 'Selene' en el Hospital Fundación de Alcorcón es un interfaz inicial "muy poco amigable para el médico". Dicho interfaz, muy complejo, presenta un total de 72 botones de activación de los que sólo es necesario utilizar, a lo máximo, diez.

Otros problemas del Selene, apuntados por este usuario son que no da la oportunidad de eliminar procesos vacíos o duplicados, no permite realizar búsqueda de datos clínicos (sólo facilita la búsqueda de datos administrativos), y al depender de un servidor centralizado "las caídas del sistema interrumpen el trabajo incluida la simple impresión de un informe".

También señaló que incurre en múltiples erratas derivadas de la automatización de completado de frase. En este sentido, presentó un ejemplo real en el que la advertencia del médico 'paciente alérgico a las sulfamidas' fue interpretada por Selene como 'paciente sin alergias contrastadas', "algo que en manos del siguiente médico que consulte la base de datos puede dar lugar a serios problemas".

Para concluir, el coordinador general de FEMYTS, Javier López de la Morena, destacó la conveniencia de que la Consejería cuente con los profesionales a la hora de decidir cuestiones que afectan directamente al trabajo de los médicos y a la mejora de la calidad asistencial de los pacientes.

También añadió que la experiencia ha puesto de manifiesto la conveniencia de que la Administración cuente con sus propios informáticos, bien preparados y más próximos, que empresas externas a las que los médicos usuarios no pueden acceder para formular sus peticiones.