Grafiteros vandalizan una pintura mural participativa en el centro dotacional de Arganzuela

Publicado 20/07/2019 11:14:50CET
Mural del Centro Dotacional Integrado de Arganzuela con pintadas de grafiteros
Mural del Centro Dotacional Integrado de Arganzuela con pintadas de grafiterosEUROPA PRESS

MADRID, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Centro Dotacional Integrado de Arganzuela luce un mural de formas geométricas e intensos colores que fue pintado de manera colectiva por el artista Erb Mon entre septiembre y octubre de 2018, pero desde hace días apenas se puede ver porque ha amanecido llena de pintadas de grafiteros.

Junto al mural, pintado sobre la fachada del centro municipal, se instaló un panel donde se explicaba el proyecto, Mur Project, una iniciativa artística-educativa ideada por Erb Mon que consiste en la realización de murales de gran formato desarrollados con la participación de comunidades locales.

La directora del Centro, Belén Velasco, ha manifestado, en declaraciones a Europa Press, que el coste del proyecto, impulsado por el Programa Mirador Arganzuela, de Intermediae, fue "desorbitado", ya que el Erb Mon es un artista "profesional, que tiene mucha fama", y hubo que traerle desde Valencia con su equipo pagando la estancia, su trabajo y el material.

Concebido como un proyecto participativo, él encaminaba los trabajos desarrollados de forma colectiva por vecinos, que participaron tanto en la definición del argumento y los colores como en la confección del mural de 360 grados al rededor de toda la fachada del edificio.

En una entrevista con motivo del proyecto, Erb Mon señalaba que mediante este tipo de murales participativos se rehabilita un espacio, se expone una obra artísticas y se crea un proyecto de participación ciudadana "que hace que la gente haga más suyo el barrio y tenga la conciencia de estar cambiando un poco su entorno".

Asimismo, el artista ponía distancia entre su trabajo y el arte urbano y manifestaba que no se sentía dentro del arte urbano ni del grafiti, sino que se considera "muralista" en el sentido clásico.

Hace una semana la directora del centro municipal informó de la aparición de las pintadas tanto a la concejala presidenta del distrito, Cayetana Hernández de la Riva, como a Intermediae, un espacio de Matadero Madrid que promueve la implicación ciudadana en la producción cultural del barrio y la ciudad.

PEDIR PARTICIPACIÓN A LOS PROPIOS GRAFITEROS

Se plantearon la posibilidad de volver a llamar al artista para rehacer el mural, pero esta es una opción que "nadie" ve viable, tanto por el coste como porque consideran que volvería a pasar lo mismo.

"La otra opción, que es la que vemos más viable, es hacer una especie de certamen, concurso, algo participativo, y que los grafiteros del distrito solucionen esto", ha señalado Velasco.

Por su parte, un portavoz de Intermediae, Tommaso Marzocchini, ha aclarado que "no hay que culpabilizar" a las personas que han pintado sobre el mural y ha abogado por "aprender de este tipo de señales".

"Son personas que están buscando su espacio", ha apuntado, por lo que considera que "hay que ver cómo se gira la pregunta hacia la participación".

En cuanto a Mur Project, ha defendido que el proyecto "se hizo bien", al incluir mediación con comunidades como los propios grafiteros pero "o no se ha entendido o la pregunta en su día no fue bien formulada".

"Es una lástima, pero también sabemos que cuando se trabaja en el espacio público, es lo que hay", ha apuntado, para añadir que le "sabe mal que se haya arruinado el mural, pero es como un termómetro".

A su juicio, se puede recurrir a la solución con jóvenes grafiteros no solo para que vuelvan a pintar la fachada sino para trabajar con esa comunidad y reflexionar sobre el uso de edificios municipales en este sentido.

"Se trata siempre de un ejercicio de escucha, es decir, según las necesidades que vayan surgiendo, se ponen en marcha proyectos participados o proyectos con comunidades, y tras el resultado de esos grafitis fue la sugerencia que pusimos encima de la mesa", ha agregado.

Precisamente esta semana el delegado del área de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, ha anunciado que baraja la posibilidad de modificar la ordenanza de limpieza de la capital para incrementar las sanciones por pintar grafitis.

Para leer más