Actualizado 24/07/2020 17:18:05 +00:00 CET

Ingesport renuncia al centro deportivo en el casco de Hortaleza al no conseguir licencia y ante inseguridad jurídica

Casco histórico de Hortaleza.
Casco histórico de Hortaleza. - PLATAFORMA EN DEFENSA DEL CASCO ANTIGUO DE HORTALE

El delegado de Desarrollo Urbano ya avanzó hace dos semanas que la Comisión Local de Patrimonio, presidida por la Comunidad, informó desfavorablemente a la concesión de licencia

MADRID, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

Ingesport, propietaria de la cadena GoFit, renuncia al proyecto de levantar un gimnasio de la cadena en el casco histórico de Hortaleza tras no recibir la preceptiva licencia y ante la "inseguridad jurídica" generada por el "cambio de criterio sobre el plan parcial aprobado por el Ayuntamiento de Madrid".

"El nuevo criterio del actual equipo de la Dirección General de Patrimonio hace inviable la construcción del centro deportivo", señala Ingesport en un comunicado. El delegado de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes, ya adelantó semanas atrás que la Comisión Local de Patrimonio, presidida por la Comunidad, informó desfavorablemente a la concesión de licencia para el proyecto tal y como está redactado y presentado.

La empresa constata un cambio de criterio en las condiciones urbanísticas para la obtención de la licencia, algo que genera, en su opinión, "inseguridad jurídica" y les lleva a renunciar a este centro deportivo, que iba a dar servicio a 14.000 usuarios de la zona.

El nuevo escenario "altera decisivamente" la aprobación por parte del Ayuntamiento de Madrid, en mayo de 2016 (sin alegaciones, con los votos favorables de Madrid Ahora y del PP y el rechazo de PSOE y Ciudadanos) del plan presentado por Ingesport para la rehabilitación y construcción de este espacio.

Recalcan su respeto por el marco regulatorio vigente "cumpliendo íntegramente las disposiciones de las administraciones", pero agregan que esta "inseguridad jurídica" que se provoca por el cambio en las condiciones impuestas les obliga, "tras más de cuatro años de inversión y trabajo, a renunciar al proyecto".

Ingersport ha explicado que inició su participación en este proyecto en el año 2016 tras la invitación de la Congregación de los Padres Paules, propietarios de los terrenos ubicados en la calle Mar Adriático. Aseguran que "en todo momento" han actuado "acorde" con el Plan Parcial aprobado por el Ayuntamiento de Madrid y con la "legislación vigente", dirigida a la protección del área.

"La empresa ha defendido siempre la importancia de la protección del patrimonio y, por tanto, ha cumplido siempre con todos los requerimientos solicitados, tanto desde la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid como desde el Ayuntamiento de la ciudad", ha subrayado la compañía.

También ha desgranado que ha mantenido informadas a ambas administraciones, Ayuntamiento y Comunidad, del desarrollo de los trabajos "asegurándose siempre de que se respetaba el nivel de protección del área, así como que la conservación del patrimonio y el uso social de los terrenos eran perfectamente compatibles y beneficiosos para los vecinos".

Y ha revelado que durante todos estos años de trabajo, a requerimiento del anterior equipo de la Dirección General de Patrimonio, se diseñaron varias campañas de estudio arqueológico para adaptar y afianzar los criterios de protección del proyecto.

Además, Ingesport ha asegurado que, "consciente" de la necesidad de que las empresas "se comprometan con su entorno más cercano", implementó medidas de protección "adicionales". Por ejemplo, con el fin de limitar el tráfico rodado en el núcleo urbano se decidió construir sólo una vía de acceso y otra de salida para los vehículos.

Creen que ahora Hortaleza pierde este gimnasio cuando es "uno de los más necesitados de equipamiento deportivo", unido a que la rehabilitación prevista del patrimonio del distrito no será llevada a cabo.

PROYECTO CON GRAN CONTESTACIÓN VECINAL

La Plataforma en Defensa del Casco Antiguo de Hortaleza argumentaba que la operación que pretendía la empresa "destruiría algunos de los edificios más antiguos de este distrito del noreste de la ciudad". La Congregación de los Paúles es propietaria de la parcela desde 1896. En ella se levantan edificios anteriores a 1850 que, en los últimos años, tenían un uso parroquial y albergaban las actividades de Cáritas.

El 25 de mayo de 2016, el Pleno del Ayuntamiento de Madrid aprobó, con los votos de Ahora Madrid y Partido Popular, el Plan Especial de los Paúles, que permitía "derribar una decena de edificios en el corazón del antiguo pueblo de Hortaleza para levantar un macrogimnasio con 300 plazas de garaje a apenas cinco metros de la iglesia neomudéjar de Hortaleza".

La aprobación de este plan provocó el rechazo en el barrio, donde se creó la Plataforma en Defensa del Casco Antiguo de Hortaleza para impedir esta "agresión irreparable" al patrimonio. Junto a la asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio (McyP) alertaron sobre el proyecto a la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid, "que intervino en diciembre de 2016 solicitando al Ayuntamiento la paralización cautelar de cualquier tipo de licencia para evitar daños irreversibles" en el patrimonio arquitectónico y arqueológico de Hortaleza. En todo este tiempo, la plataforma barrial ha contado con el apoyo de la FRAVM.

"EL PROYECTO NO ES VIABLE Y NO TENDRÁ LICENCIA"

"El proyecto presentado no es viable y no tendrá licencia", afirmaba el delegado de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes, en la última comisión del ramo, donde detalló que la solicitud de licencia entró en el Ayuntamiento vía entidad colaboradora.

Con independencia de las obras, la empresa Ingesport solicitó al distrito de Hortaleza la tala de árboles en la parcela, autorizada tras el informe del área de Medio Ambiente.

"La mayoría de los casi 90 ejemplares estaban secos, enfermos o envejecidos y por eso se autorizó su tala el pasado año. La empresa se comprometió a reponer 264 ejemplares de frondosas y 681 ejemplares de coníferas en compensación por las unidades inviables de trasplante. El promotor entregó los árboles de reposición a los viveros municipales el 3 de diciembre del año pasado", indicaban semanas atrás fuentes municipales a Europa Press.

Contador

Para leer más