Marcelino Camacho ya tiene calle en su Carabanchel en un "ejercicio de decencia" con un "luchador y hombre bueno"

Marcelino Camacho
EUROPA PRESS
Publicado 11/05/2018 19:34:11CET

Carmena, con la voz rota por la emoción, aplaude que por fin llegue el homenaje a un "madrileño único" admirado por "tantos obreros, intelectuales y gente de bien"

MADRID, 11 May. (EUROPA PRESS) -

Marcelino Camacho ya da nombre a un paseo en el que fue su barrio, Carabanchel, una placa instalada por el Ayuntamiento de Madrid en aplicación de la Ley de Memoria Histórica y que es un "ejercicio de decencia" con quien fuera, ante todo, "un luchador y un hombre bueno".

Cientos de personas se han dado cita esta tarde en el paseo hasta hoy dedicado al general franquista responsable de la División Azul, Agustín Muñoz Grandes. La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena --con mantón de manila porque su siguiente parada es en el pregón con el que arrancarán las fiestas de San Isidro y profundamente emocionada durante todo su discurso--, ha acompañado a los hijos de Camacho y Josefina Samper, Marcel y Yenia.

Con la voz rota durante toda su intervención, Carmena ha recordado que hace un tiempo sindicalistas de CC.OO. le preguntaba por la calle. "Les decía que los jueces nos darían la razón y los hemos conseguido aquí, aquí, aquí", en el barrio en el que la pareja decidió vivir, muy cerca de la cárcel de Carabanchel donde estuvo preso Marcelino Camacho.

UNA CARMENA EMOCIONADA QUE AGRADECE LA LABOR DE SUS EDILES

La alcaldesa se ha declarado "extremadamente orgullosa y emocionada" de que por fin haya llegado el día en el que la ciudad honra a quien fuera un "madrileño único", aplaudido por "tantos obreros, intelectuales y gente de bien".

La lucha para conseguir el cambio en el callejero ha sido posible gracias a su equipo de concejales. "Gracias a Esther (Gómez), a Carlos (Sánchez Mato), a José Manuel (Calvo), un equipo que está transformando la ciudad" y "empeñado en poner en todos los rincones de Madrid el recuerdo de quienes se lo merecen", ha expuesto.

Manuela Carmena ha explicado que lo importante es que cuando todos los presentes se hayan ido siempre habrá un niño que pregunte quién era Marcelino Camacho. "Alguien se lo explicará y estará siempre presente", ha señalado emocionada.

UN BILLETE ANÓNIMO DE 100 PESETAS EN EL BUZÓN

Yenia Camacho ha recordado a otros luchadores que hicieron posible el fin de la dictadura y ha recordado que sus padres también lucharon por mejorar el barrio. Aún les recuerdan en Carabanchel, las detenciones que sufrió su padre, la olla caliente de comida que llevaba su madre a los presos, "con la mejor carne, con la mejor verdura", aportada por la solidaridad de sus vecinos. "Aún recuerdo el billete de 100 pesetas anónimo que dejaron en nuestro buzón", ha rememorado.

Tras los "años duros", Camacho y Samper siguieron recibiendo el calor de Carabanchel, cuando iban al centro de salud o cogían el Metro o el autobús "desde Puerta Bonita a cualquier causa donde hubiera que arrimar el hombro".

Su hermano, Marcel, ha aplaudido que "por fin" su padre esté en el callejero ya que no llegó durante la Transición y que, como ha expuesto la alcaldesa, lo importante es que las generaciones venideras puedan preguntar quién fue ese Marcelino Camacho, "un luchador por la democracia y or la libertad".

"Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles. Uno de esos imprescindibles que decía Bertolt Brecht es Marcelino Camacho". Con estas palabras la concejala-presidenta de Carabanchel, Esther Gómez, ha dado la bienvenida al cambio en el callejero.

Del sindicalista de CC.OO. y militante del PCE y de IU ha dicho que fue un hombre "digno, honesto y luchador, un ilustre vecino de Carabanchel" que vivía junto a su compañera Josefina en una modesta vivienda muy cerca de la calle que lleva su nombre, en Manuel Lamela, desde donde trabajaba por la "igualdad y la justicia social". De ellos tiene el recuerdo del "olor a café recién hecho, de las magdalenas, de la mesa camilla donde leía la prensa y subrayaba las noticias" en una casa "llena de dignidad".

OLVIDADOS DE LA DEMOCRACIA

La responsable de memoria de IU, Esther López Barceló, ha defendido que era una "vergüenza inadmisible" que Marcelino Camacho, "uno de los verdaderos padres de la democracia", aún no tuviera un reconocimiento en el callejero, muestra de "un país anómalo". "Este no es solamente un homenaje a los trabajadores sino a los que se han jugado la vida por un trabajo digno para sus compañeros, para quienes defendieron a los presos políticos, como lo fue Marcelino Camacho", ha señalado.

Tampoco se ha dejado en el tintero a otros "olvidados de la democracia", como Josefna Samper o Julián Grimau. El secretario general del PCM, Álvaro Aguilera, ha aplaudido la desaparición del callejero de un "asesino fascista". "Qué bonito es el Madrid del no pasarán", ha declarado, entre vítores de los asistentes. La instalación de una placa con el nombre del histórico Marcelino Camacho es "un ejercicio de decencia democrática y de insurrección civil".

El secretario general de CC.OO., Unai Sordo, ha señalado que el de hoy es un "acto de justicia" para personas como Camacho y Samper, ejemplos de la lucha por la libertad y los derechos democráticos. "Sin la lucha antifranquista de Marcelino Camacho no se podría entender este país", ha subrayado, para terminar diciendo que España "no se puede construir desde la amnesia ni con un relato edulcorado".

PLACA EN EL DOMICILIO CAMACHO-SAMPER

La presidenta de la Coordinadora de Asociaciones de Carabanchel, Lourdes Hernández, ha aplaudido que "por fin se quite un nombre tan feo" como el de Muñoz Grandes. También le ha lanzado un recado a la alcaldesa, los vecinos quieren un recuerdo también a su compañera y fundadora del Movimiento Democrático de las Mujeres, Josefina Samper, en el barrio. Carmena ha recogido el guante: "ya está preparada la placa" que se instalará en el edificio que compartió la pareja.

PITADA AL PP

El acto ha terminado con una sonada pitada al vocal vecino que ha hablado en nombre del Grupo Municipal Popular, partido al que le han recriminado "los muertos en las cunetas". Tanto la concejala Esther Gómez como el hijo de Camacho han pedido respeto y silencio. "Marcelino no se caracterizaba por esto. Respetemos la democracia y a todas las personas que hablan", ha argumentado.

En el ya Paseo Marcelino Camacho han estado presentes los concejales de Ahora Madrid Mauricio Valiente, Carlos Sánchez Mato, Yolanda Rodríguez, Jorge García Castaño y José Manuel Calvo, y la socialista Purificación Causapié. Por parte de Podemos han acudido a respaldar a la familia Camacho-Samper desde Íñigo Errejón a Ramón Espinar o Tania Sánchez.