Publicado 07/03/2021 09:59CET

Más Madrid quiere frenar la proliferación de cocinas industriales en Prosperidad impidiendo las reservas de aparcamiento

Cocina industrial o 'dark kitchen' en el barrio de Prosperidad
Cocina industrial o 'dark kitchen' en el barrio de Prosperidad - MÁS MADRID

Son calles de Prosperidad que ya tienen "serias dificultades" para la recogida de basuras"

MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

Impedir que el Ayuntamiento autorice reservas de aparcamiento vinculadas al negocio de la comida a domicilio en las calles Quintiliano, Zabaleta, Canillas y Cartagena para evitar la proliferación de cocinas industriales, cocinas fantasmas o dark kitchens en los patios de manzana es lo que tratará de conseguir Más Madrid en el Pleno de Chamartín recabando los apoyos necesarios.

Las 'cocinas fantasma' son locales no abiertos al público y cuyos clientes ordenan la comida a través de plataformas de entrega a domicilio en horarios que van desde las 8 horas hasta la medianoche con un trasiego constante de riders y furgonetas.

Será este martes cuando Más Madrid elevará al Pleno la situación que se ha generado en estas calles del barrio de Prosperidad con "la instalación de las 38 cocinas industriales ubicadas en el patio de las calles Quintiliano, Zabaleta, Canillas y Cartagena". Advierten de que "va a suponer un impacto gravísimo en la vida de las vecinas y vecinos de la zona, así como un peligro objetivo para la seguridad de las viviendas de las comunidades de la manzana".

"Teniendo en cuenta la ubicación de la actividad, nos tememos que la carga y descarga se produzcan en esas calles, todas ellas de poco más de 6 metros de ancho total, con serias dificultades en estos momentos para que se puedan realizar acciones tan necesarias como la recogida de basuras", han advertido.

CARTELES CONTRA LAS COCINAS

El Barrio de Prosperidad amanecía días atrás plagado de carteles contra la "ruina y precariedad" que emparejaban a las cocinas industriales, que incluían capturas de informaciones periodísticas sobre la muerte de un rider al chocar contra un camión de la basura.

En un comunicado de esta iniciativa ciudadana que estuvo circulando en redes describía que los edificios de Prosperidad "se están viendo invadidos por cocinas industriales que amenazan con romper la convivencia en el barrio" primando esas empresas su negocio frente a "la salud, la tranquilidad y la vida en las calles".

Los carteles advertían de la situación que vive la vecindad, con "ruidos, malos olores, atascos, aumento de tráfico y el peligro que supone tener una industria bajo la casa", unido a la amenaza que supone para el pequeño comercio.

"Las cocinas industriales destruyen la economía del barrio y su vida. No aportan nada positivo y sólo traen problemas", han sostenido, además de apuntar que plataformas como Glovi, Uber y Deliveroo "generan precariedad y ruina para el comercio local".

REVISIÓN DEL USO INDUSTRIAL

El Ayuntamiento de Madrid ya está revisando el uso industrial para garantizar la convivencia vecinal con las conocidas como 'cocinas fantasmas', contestaba el delegado de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes, en el Pleno de Cibeles del mes de febrero a una proposición de Más Madrid.

Fuentes contestaba que el área está atento a estas nuevas actividades que se asientan en zonas residenciales en respuesta a nuevas demandas sociales y aventuraba que este auge "responde a la demanda a domicilio por la pandemia", por lo que desconocen su asentamiento una vez que se llegue a la 'vieja normalidad'.

El delegado indicaba que ya se están revisando las normas urbanísticas en el uso de las regulaciones industriales para garantizar la convivencia vecinal, unido a que la Agencia de Actividades ya tiene en marcha programas específicos de inspección cuando estas actividades se implanten en edificios residenciales.

Mariano Fuentes añadía que las cocinas industriales son actividades en el uso industrial reguladas por el Plan General y se tramitan según el procedimiento establecido. Fue en el año 2018 cuando se llevaron a cabo las preceptivas licencias de actividad para esos usos, apostillaba, "conscientes de su afección en el entorno".

El área ha pedido un informe a Medio Ambiente para que determine si estas actividades tienen que someterse a evaluaciones ambientales en el procedimiento de licencia. Además la Agencia de Actividades requerirá en la actualización de licencias que se aporte un estudio que determine las condiciones de movilidad, además de exigir plazas de carga y descarga, como recoge el Plan General.

Unido todo ello a la inspección de edificios. También se revisará a futuro la regulación de los usos urbanísticos, especialmente los industriales, para regular las nuevas actividades "y garantizar su compatibilidad con la convivencia vecinal".

Para leer más