Actualizado 17/11/2017 18:28 CET

Mayer aplaude el trabajo de las gitanas feministas y la necesidad de avanzar para que tengan el protagonismo que merecen

Imagen de la muestra
AYUNTAMIENTO DE MADRID

MADRID, 17 Nov. (EUROPA PRESS) -

La delegada de Políticas de Género y Diversidad, Celia Mayer, ha aplaudido el trabajo de las mujeres gitanas feministas y ha destacado la necesidad de avanzar para que tengan el protagonismo real en la vida y en la ciudad que merecen.

Mayer ha participado este viernes en la inauguración del primer Congreso de Feminismo Romaní, organizado por la Asociación de Gitanas por la Diversidad, en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid, la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (FRA) y la Open Sociaty Foundations.

La edil ha deseado "un trabajo productivo para continuar con el impulso de articulación del movimiento feminista en la voz de las mujeres gitanas". "Tenemos que avanzar, para que tengáis el protagonismo real en la vida y en la ciudad que merecéis", ha subrayado.

Se trata del primer encuentro europeo en el que las diversas mesas tienen como objetivo hacer una reflexión crítica sobre los estereotipos y la doble o triple discriminación que sufren las mujeres gitanas, poner en valor su sabiduría y reconocer la diversidad de la cultura romaní para, desde ahí, buscar lugares comunes desde los que luchar junto al resto de mujeres feministas.

La catedrática de Antropología de la Universidad de Castellón, Ana Giménez, encargada de inaugurar el congreso, ha señalado en su intervención que el feminismo romaní traslada la diversidad de las mujeres, todas iguales en derechos y dignidad. "No pedimos limosna, exigimos justicia", ha reclamado.

Mayer, por su parte, ha querido recordar que, desde que se constituyó el Área de Políticas de Género y Diversidad, el principio de igualdad ha sido el eje vertebrador de su trabajo para seguir avanzando hacia ese futuro en el que las mujeres vivan en una sociedad libre de violencias machistas y en el que se alcance una redistribución social equitativa de los trabajos y los tiempos.

Se busca también un escenario social en el que a las mujeres se les reconozcan las diferencias de orientación e identidad sexual, origen cultural, racial y étnico, que se expresan en historias diferentes y actividades de lucha diversas.

La lucha contra la discriminación que sufren las mujeres gitanas --
como mujeres, como gitanas y, en muchos casos, como miembros de una clase económicamente desfavorecida-- ha servido a la delegada para recordar que el feminismo ha sido consciente en las últimas décadas de que el sujeto político 'mujeres' no era "un grupo social compacto, cuando las mujeres negras, mestizas, lesbianas... abrieron el concepto a través de la reivindicación de sus diferencias y la visibilización de sus múltiples opresiones".