Actualizado 10/09/2008 21:40 CET

Miles de personas se manifiestan "más tristes" que el curso pasado por la situación de la Educación Infantil

MADRID, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

Miles de personas, unos 5.000, según los convocantes, se manifestaron hoy frente a la Consejería de Educación, en la calle Alcalá, "algo más tristes" que el pasado curso por la dirección que está tomando en la región la situación de la Educación Infantil Pública, informaron los organizadores, entre los que destacan los sindicatos CC.OO., UGT y CGT; la Junta de Portavoces de Escuelas Infantiles y Casas de Niños 'Plataforma 0-6' y la Asociación de Escuelas Infantiles de Gestión Indirecta.

La concentración, la primera en este curso escolar, y sólo seis días después de que se iniciasen las clases en esta etapa, tuvo lugar desde las 18.00 horas en el centro de la capital, y aunque en esta ocasión no se cortó la calle Alcalá, como ocurrió en convocatorias anteriores, poco a poco fue llegando más gente, sobre todo, joven, muchos de ellos, profesores de estas escuelas.

El responsable de Escuelas Infantiles de la Federación Regional de Enseñanza de CC.OO.-Madrid, Miguel Ángel Díaz, indicó a Europa Press que la manifestación ha funcionado "mejor de lo que pensaban". "No es de las más rompedoras pero está muy bien", indicó el portavoz sindical, quien aseguró que el ambiente de hoy fue mucho "más triste" porque no dejan de aparecer situaciones que afectan de forma negativa a esta Etapa de 0 a 6 años.

'No a la privatización', 'No a los Decretos Mínimos' y 'No a la financiación' eran algunos de los lemas que gritaron incansables los manifestantes. Lemas que coinciden con las reivindicaciones de los sindicatos, quienes aseguran que la Comunidad de Madrid no hace nada para solucionar el panorama.

Así, Díaz apuntó que cada día que pasa "van añadiéndose más cosas" y que lo único que solicitan es que el Gobierno regional hable con ellos (sindicatos y organizaciones) para tratar los temas. Asimismo, pidió un decreto específico para la red pública de escuelas infantiles, que se deroguen los actuales y que, en definitiva, se les escuche.

ORGULLOSOS DE LAS ESCUELAS

Por su parte, la portavoz de Educación de PSOE en la Asamblea de Madrid, Fátima Peinado, que estuvo acompañada de la portavoz socialista en la cámara madrileña, Maru Menéndez, señaló que están "muy orgullosos" de que haya esta movilización y de que las escuelas infantiles públicas "se manifiesten en contra de la actitud de la Comunidad de Madrid".

Peinado señaló a Europa Press que las últimas políticas de Gobierno regional "rebajan la calidad de la Educación" y dificultan la labor de las directoras "cesándolas y preparando una orden para designar la Comunidad a dedo a los responsables" en lugar de decidirlo en Consejo escolar, en relación a la destitución de casi una decena de directoras, que según los denunciantes, fueron muy críticas con el Ejecutivo autonómico durante el curso pasado.

Por otro lado, hizo hincapié en el nuevo decreto de financiación, a través del cual desaparecen las plazas en las escuelas infantiles públicas gratuitas y "las familias con las rentas más bajas van a tener que pagar, al menos, unos 45 euros". A su juicio, con esta normativa, lo único que se consigue es que las familias con rentas más altas sean las que cada vez paguen menos, lo cual al Grupo Socialista, le parece "injusto".

Asimismo, la portavoz de Educación de IU en la Asamblea, Eulalia Vaquero, que también estuvo acompañada de la portavoz de su Grupo Parlamentario, Inés Sabanés, aseguró que el ambiente estaba "muy calentito" porque acabaron el curso con la Educación Infantil "levantada y luchando por el modelo educativo en la Comunidad" y se empieza de la misma manera, con reivindicaciones, "y si cabe, con más indignación que cuando acabó el curso", apostilló.

En declaraciones a Europa Press, Vaquero también hizo referencia a la decisión tomada por parte de la Consejería de Educación de cesar a nueve directoras, "lo que no han hecho más que reavivar las reivindicaciones de la Educación Infantil", y apuntó que con este tipo de medidas "no se puede avanzar".

"Lo que se pedía era diálogo y la presidenta regional, Esperanza Aguirre ha respondido con orden y mando y poniendo la dirección de los centros a personas afines a la Consejería", matizó la portavoz de IU, al tiempo que aseguró que este tipo de actitud no es un control social "sino político".