Los responsables de un negocio de pulseras de Maluma acusados por el hijo de Rocío Durcal defienden su inocencia

Maluma
Maluma - REMITIDA POR ZEVRA CULLERA
Publicado: jueves, 4 abril 2024 12:37

Antonio Morales de las Heras reclama a los procesados 600.000 euros por desviar a sus cuentas el dinero del negocio

MADRID, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los responsables de un negocio de pulseras de Maluma juzgados por presunta estafa al hijo de Rocío Durcal, Antonio Morales de las Heras, han defendido en el juicio su inocencia y que el contrato era conocido por el artista, negando haber obtenido "espúreamente" los ingresos de dicha comercialización a través de una web "espejo".

La Audiencia Provincial de Madrid arrancó ayer el juicio contra un padre y su hijo acusados de la presunta comisión de un delito continuado de estafa por un falso negocio de pulseras del cantante Maluma por el que obtuvieron de manera ilícita cerca de 153.000 euros.

El perjudicado, el hijo de Rocío Durcal y que participó como socio capitalista en el negocio, reclama la devolución de unos 600.000 euros, dinero que aportó para comercializar las pulseras. Acusa a los procesados de crear una "artimaña informática" para desviar las cantidades de los compradores a las cuentas de los acusados, extremo que éstos niegan de forma rotunda y de lo que aseguran que no hay "ni una sola prueba".

El fiscal solicita tres años de cárcel a cada uno de los acusados por la presunta comisión de un delito continuado de estafa. En el caso de uno de los procesados, se interesa la expulsión de territorio nacional y prohibición de entrada durante 7 años.

En su declaración, los acusados mantuvieron que el negocio era conocido por el artista y negaron que desviaran dinero, aportando el contrato y otros documentos para sustentar la legalidad frente a los informes policiales que acreditarían, según la acusación particular, que hubo un desvió de dinero.

Uno de los acusados, Marcelo P. y cuya exmujer es la popular intérprete que dio vida a 'Topacio', recalca que lleva más de 40 años en la industria de la producción audiovisual y que no tiene necesidad de hacer falsos negocios ni de estafar, por lo que se niega a pactar con el fiscal.

"Estoy tremendamente molesto con este tema. Es una injusticia. ¿Cómo puedo yo hacer una estafa? Yo estoy así por bronca, es imposible que lo haga. En mi cabeza no entra ser estafador y menos meter a mi hijo", ha recalcado el procesado, de origen argentino, en su turno a la última palabra.

Un testigo ha manifestado que el contrato se llevó a cabo y que el propio Maluma conocía que se iban a comercializar pulseras con su nombre en relación a este negocio.

En su informe, el fiscal sostiene que han quedado acreditados los hechos de los que les acusa por crear un dominio online para poner en marcha una página web "espejo" para el desvió de dinero y obtener así el beneficio de dichas ventas conforme a la declaración del instructor de las diligencias policiales.

La defensa ha indicado que el contrato no fue bien por "la mala gestión" de Antonio Morales de las Heras, quien entendió que el negocio iba a ser "boyante" y solo fue así durante unos meses. La página web que se creó y en pruebas desde junio de 2018 era para dar continuidad al contrato. "No se ha desmostrado que esas ventas fueran a parar a la cuenta o al dominio de G. P.", ha subrayado el letrado.

HECHOS JUZGADOS

Según el fiscal, dos de los acusados, padre e hijo, convencieron a Antonio Morales de las Heras emprender un negocio consistente en la comercialización de pulseras a nombre del artista Maluma, para su venta online, en el que "mediante la desviación de la página web obtuvieron espúreamente los ingresos de dicha comercialización".

En septiembre de 2016, fue constituida mediante escritura pública otorgada en Madrid la sociedad Just Help SL, creada por el acusado G. P. y el citado A. M. de las H., con un capital suscrito y desembolsado de 3.010 euros, aportando 1.505 euros cada uno, siendo designado administrador único A. M. de las H.

En abril de 2017 los acusados M. A. H. P., y G. P., tras afirmar que tenían una amistad con W. K., representante del cantante Maluma, por lo que podrían conseguir su autorización para vender los productos, indicando igualmente que anteriormente ya había realizado un negocio similar con la imagen de Ricky Martin.

Así, entregaron a A. M. de las H. un borrador de un supuesto contrato que se celebraría", entre M. A. H. P., como representante legal de Just Help SL, y la representación del cantante Maluma, por el que "Maluma" cedería sus derechos para la venta de las pulseras durante un año.

Para la comercialización de las indicadas pulseras se utilizaba la página web www.malumacollection.com en la que figuran enlaces para la compra de productos, si bien los acusados, con la finalidad de ilícito enriquecimiento, crearon un dominio fraudulento con número de registro alojado en el Servidor de la compañía Godaddy LLC, en el que figuraba el acusado G. P. como la persona que realizó el registro y administraba el dominio.

A través dicho dominio, creado al efecto y bajo el control de los acusados, los acusados de esta manera articularon un desvío en la página web oficial del canal de ventas que se redireccionaba a otra página web, consiguiendo así desviar todas las ventas del producto a su control e interés dejando fuera de beneficios a Just Help SL y a A. M. de las H..

De la forma narrada anteriormente consiguieron que A. M. de las H. que aportara las cantidades necesarias para la realización de dicho contrato, para las mercancías necesarias para la creación de las pulseras, así como los gastos necesarios para la explotación del negocio.

Así, consiguieron obtener espúreamente las siguientes cantidades: 101.129 euros, 33.500 euros, 11.000 euros, 1500 euros y 6.790,61 euros, lo que hace un monto total de 153.919,61 euros, que incorporaron los acusados ilícitamente a su patrimonio.

El acusado M. A. H. P. se encuentra en situación administrativa ilegal en España, carece de arraigo personal, laboral o de permanencia sin que haya acreditado circunstancia alguna que justifique que la pena de prisión que, en su caso se le imponga haya de ser cumplida en nuestro país.

Contador