Publicado 28/04/2018 11:13CET

Sindicato CPPM ve en el caso del chat un intento de "desprestigiar" a Policía Municipal, ya que "no hubo delito de odio"

Policía Municipal de Madrid
POLICÍA MUNICIPAL DE MADRID

MADRID, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Colectivo Profesional de la Policía Municipal de Madrid (CPPM) ha asegurado este sábado que el archivo del caso del chat policial en el que se vertieron comentarios contra la alcaldesa, Manuela Carmena, los inmigrantes y algunos periodistas demuestra que fue un intento de "desprestigiar" la imagen de la Policía Municipal, ya que lo se ha demsotrado que "no hubo delito de odio".

Así lo ha manifestado el sindicato en un comunicado tras el archivo de la causa por parte del juez de instrucción número 42 de Madrid. La investigación se dirigía contra tres agentes de la Policía Municipal por un presunto delito de odio e injurias en un chat con otros agentes en los que se produjeron estos comentarios.

CPPM ha indicado que "todos los policías" pensaban que los chats eran privados "hasta ese día", con independencia "y sin entrar a valorar si éticamente son reprobables esas opiniones".

Además, se preguntan si este caso hubiera tenido "tanta repercusión" sin la, a su juicio, "desproporcionada campaña mediática encabezada por el delegado del Área de Salud, Seguridad y Emergencias", Javier Barbero.

En este punto han hecho alusión a que Barbero, tras incidentes en Lavapiés por la muerte del mantero senegalés Mmame Mbaye aseguró "que tardó en defender a su Policía por prudencia, por tener más información".

"¿Por qué con el chat no la tuvo, prejuzgando, y sancionando a los Policías sin juicio previo, al que todos tenemos derecho?", han cuestionado.

Por ello se preguntan "¿Dónde está la prudencia que presume y donde están los derechos de esos policías, o es que depende del caso o de los afectados?". El sindicato ha indicado que "ahora resulta que no hubo amenazas ni tampoco delito de odio".

En este sentido, han añadido que "parece ser que en el pendrive que presentaron en la denuncia con el archivo del chat había mensajes que no aparecen en los móviles de los implicados", y a continuación cuestionan si fueron "manipulados".

"Por el camino un desprestigio de la imagen de Policía Municipal, y policías expedientados sin fundamento según la Justicia", han concluido.