Actualizado 03/05/2007 22:31 CET

Tribunales.- El Defensor del Menor pide que "no se haga la más mínima concesión policial" a las bandas latinas

Afirma que toda Europa está trabajando para que no entre el clan de los 'Maras', "mucho más peligroso que los 'Latin Kings'"

MADRID, 3 May. (EUROPA PRESS) -

El Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, defendió hoy, a raíz del inicio del juicio contra la cúpula de los 'Latin Kings' en España, que "no se haga la más mínima concesión policial" a las bandas latinas y añadió que "su futuro es que desaparezcan" y no que se legalicen y reconviertan en asociación cultural.

Canalda dijo, en declaraciones a Europa Press, que "aunque las bandas latinas están muy controladas por la Policía, se encuentran bastante arraigadas en nuestro país", y destacó que le preocupan otras "bandas que puedan llegar a surgir, como los 'Maras', que es una organización mucho más peligrosa que los 'Latin King', extendidas en Venezuela, Colombia, México y de otros países centroamericanos". "Se está trabajando desde toda Europa para que los 'Maras' no lleguen, pero si se implanta en España tendríamos un problema".

Así, el Defensor del Menor indicó que, desde el punto de vista policial, "no hay que hacer la más mínima concesión a las bandas latinas", y agregó que no ve la posibilidad de legalizar estas "bandas mafiosas". "En el caso de los Latin King de Madrid, sus miembros han cometido robos, violaciones e intentos de homicidio, por lo que su futuro es la desaparición y eliminación y no una reconversión en asociación cultural".

"También me preocupa la incidencia que tienen estas bandas en los hijos de inmigrantes, ya que se aprovechan de la situación de desarraigo e inestabilidad de los chicos para captarles", apuntó.

El Defensor del Menor hizo hincapié en que las Administraciones "deben garantizar la seguridad de aquellos chicos que quieran abandonar estas organizaciones", además de desarrollar "políticas de prevención que lleven a una integración de estos chicos en nuestra sociedad". "Hay que ofrecerles alternativas para que no se metan en estas bandas mafiosas", sentenció.

Por último, insistió en que la integración de la inmigración "tiene una doble vía: que los españoles entendamos muchas costumbres suyas y que ellos comprendan y asuman muchas costumbres nuestras".