Tribunales.- El policía local de Alcalá acusado de no socorrer al vigilante asesinado dice que no vio ninguna pelea

Actualizado 23/02/2007 19:40:47 CET

MADRID, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

El policía local de Alcalá de Henares acusado de no socorrer al vigilante asesinado el 1 de enero de este año por un joven manifestó hoy ante el juez que observó "chicos yendo y viniendo en la pista de hielo" pero "que no vio ninguna pelea", según informó a Europa Press el abogado de la viuda.

En el momento del crimen, el citado policía estaba de servicio en la puerta del Ayuntamiento de Alcalá de Henares, situada enfrente de la pista de hielo, donde un grupo de jóvenes se enfrentó a Ioan Grancea porque no les había dejado acceder a las instalaciones. En medio de la pelea, un joven de 18 años le asestó dos cuchilladas que acabaron con su vida.

El agente está acusado de un delito "de denegación de auxilio y de omisión del deber de perseguir determinados delitos", ya que, al parecer, observó los hechos pero no intervino.

El vigilante, de nacionalidad rumana, realizaba su trabajo en la pista que el Ayuntamiento había instalado por Navidad, situada en la Plaza Cervantes, pero el abogado de la viuda, Borja Vila, ha descartado en todo momento que se trate de un crimen "racista".

El letrado apuntó que "lo único que dice el agente es que ve chicos yendo y viniendo en la pista de hielo, pero afirma que no vio nada". "Ha declarado que él entró en el Ayuntamiento a llamar a la Policía Nacional porque escuchó un grito y porque una señora de la limpieza del Ayuntamiento le había dicho que había una pelea", apuntó Vila.

DERECHO A NO DECLARARSE CULPABLE

Así, Vila indicó que es "muy difícilmente creíble su versión" y que "tiene derecho a no declararse culpable y a no declarar contra sí mismo". "En definitiva, que tiene derecho a mentir y yo creo que es lo que ha hecho", aseveró.

Además, el letrado subrayó que el imputado ha declarado que "no escuchó a nadie llamar a la policía, cuando la mayoría de los testigos dicen que escucharon a la mujer del fallecido pidiendo auxilio a la policía desde el comienzo de la agresión".

"El agente reconoce que está al lado de una emplea de limpieza del Ayuntamiento, y ésta afirmó que lo vio todo y que le llegó a decir al policía que si se pensaba quedar mirando. El policía dice que no vio la pelea, pero la tuvo que ver seguro", insistió Vila.

NO IRÁ A LA CÁRCEL

Señaló que a este policía "en caso de ser condenado, le pueden inhabilitar para el ejercicio de policía y condenar a una pena de multa", aunque descartó que la posibilidad de que entrara en la cárcel.

Asimismo, Vila agregó que el acusado "no tenía equipo de comunicación para poder ponerse en contacto mediante emisora con otros policías para que acudieron al lugar de los hechos". Ioan Grancea fue asesinado, presuntamente, por un joven de 18 años al que no dejó pasar al recinto en la mañana del 1 de enero de 2007. El supuesto autor del crimen, Francisco Javier A. de la C., carece de antecedentes penales y se encuentra actualmente en prisión provisional.