Valdemingómez no supone mayor riesgo de mortalidad prematura para la población cercana, según un estudio de Madrid Salud

Planta De Valdemingómez
EUROPA PRESS - Archivo
Actualizado 11/01/2019 15:55:17 CET

MADRID, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

La planta de Valdemingómez no supone un mayor riesgo de mortalidad prematura para la población cercana, a menos de 5 kilómetros, tal y como se desprende del estudio epidemiológico y ambiental realizado por Madrid Salud, el primero de este tipo realizado por una Administración, en colaboración con el Centro Nacional de Epidemiología, el laboratorio del Centro Nacional de Sanidad Ambiental del Instituto Carlos III y el servicio de estadística del Ayuntamiento de Madrid.

El estudio ha analizado la morbilidad (presencia de enfermedades) y la mortalidad en la población que reside a menos de 5 y 8 kilómetros del parque tecnológico y se ha comparado con el conjunto de la población madrileña en el quinquenio 2010-2014. La base de datos constaba de 304.545 personas.

El subdirector general de Salud Pública del Ayuntamiento, José Jover, ha indicado en rueda de prensa que en el anillo de 5 a 8 kilómetros sí que se ha detectado un aumento de la mortalidad relacionado con cáncer de pulmón y enfermedades respiratorias. Si se aplicara la hipótesis ambiental para explicar estos datos, la mortalidad debería ser uniforme, esto es, ser igual para hombres y mujeres.

No es el caso ya que en los hombres se detecta una mayor mortalidad por cáncer de pulmón y enfermedades respiratorias y entre las mujeres se registran más casos de meloma múltiple, datos que Jover ha achacado a hábitos de vida como el tabaquismo o la precariedad.

Aunque no se ha podido realizar un análisis exhaustivo en el ámbito de la mortalidad porque faltan datos que tendría que aportar la Comunidad, ha indicado Jover, sí que se puede concluir que no existen evidencias que demuestren que la actividad de Valdemingómez incida en la salud dado que no hay valores contaminantes significativos en la zona de estudio si se comparan con la zona centro de Madrid.

La única excepción son las concentraciones de dioxinas y furanos que, en todo caso, arrojaron datos "muy inferiores" a los indicados en las guías de calidad del aire de la OMS ya que no existe un límite normativo establecido. En la actualidad, la instalación cumple con todos los valores límite de emisión fijados por la normativa española y europea.

El Ayuntamiento realizará otro estudio de las fuentes contaminantes en las inmediaciones teniendo en cuenta el efecto de vías cercanas como la A-3, la M-40, la M-50 y la M-45. El estudio propone además que la Comunidad, como responsable de la vigilancia epidemiológica, ponga en marcha un sistema de vigilancia mientras que el Ayuntamiento prevé instalar un nuevo captador en la zona sur de Valdemingómez para incrementar las mediciones anuales y su frecuencia.

Se instalará ahí dado que el estudio de dispersión de contaminantes indica que la zona más afectada por las emisiones se encuentra al sur-suroeste de Valdemingómez. El nuevo captador se unirá a los tres existentes en la zona sur.

El estudio, presentado ante la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, y el concejal-presidente de Puente y Villa de Vallecas, Paco Pérez, es un compromiso adquirido por unanimidad en el Pleno de Cibeles. En él se aborda la incineración, una de las técnicas empleadas en la planta, aunque según el borrador de la Estrategia de Prevención y Gestión de Residuos 2018-2022 del Ayuntamiento se reducirá a la mitad hasta ese año para en 2025 eliminarla totalmente.

El Ayuntamiento además publica mensualmente en su web los datos de emisión obtenidos en los controles que exige la autorización ambiental y se compromete a publicar, también mensualmente, los resultados de los controles de calidad del aire. Paco Pérez, al igual que Sabanés, ha defendido que "lo que más puede tranquilizar a la población es la información".

Contador