Zapatero no vio "políticamente interesante" hacer del 'tamayazo' un "asunto central", según Simancas

El tamayazo
MARTA.RODRIGUEZ
Actualizado 01/06/2013 14:00:39 CET

El texto recoge cómo Bono llegó a decir a Simancas que sabían lo que había pasado y días más tarde, se desentendió del tema

MADRID, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

El expresidente de Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero confesó cuando llegó al poder al ahora diputado Rafael Simancas que "políticamente" no le parecía "extraordinariamente interesante" ni para el PSOE ni para Madrid ni para el país hacer del 'tamayazo' un "asunto central".

Así lo cuenta Simancas en una entrevista recogida en el último trabajo del periodista Felipe Serrano 'El Tamayazo. Crónica de una traición' (Catarata), que narra con detalle a lo largo de 280 páginas todo lo ocurrido el 10 de junio de 2003, cuando la traición de los diputados autonómicos socialistas Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez frustró un gobierno de izquierdas en la Comunidad de Madrid.

Preguntado por el autor del libro por qué cree que Zapatero, cuando llegó al Ejecutivo, no usó las herramientas que tenía a su disposición para abrir una investigación y esclarecer qué pasó en lo que popularmente se conoce como 'tamayazo', Simancas reconoce que "las herramientas, los instrumentos y los poderes son más eficaces cuando los hechos están más cercanos en el tiempo" y que "más tarde resulta más complicado".

No obstante, sí que destaca que "hubiera sido curioso" que la primera medida que adoptara un ministro del Interior del Gobierno socialista "fuera iniciar una investigación al respecto". "A mí me hubiera gustado", afirma, al tiempo que añade que, en todo caso, sí que recibió una explicación, "a modo de reflexión", de quien entonces era el secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

"Él me planteó que políticamente tampoco era extraordinariamente interesante, ni para el PSOE, ni para la Comunidad de Madrid, ni para el país, hacer del tamayazo nuevamente un asunto central. Sí, sí, me lo dijo así. Él entendía que aportaba poco a la estabilidad institucional y que remover aquel tema era actualizar y recordar la responsabilidad política del propio PSOE en el asunto", explica Simancas.

Una responsabilidad que, según continúa el ahora diputado, él "nunca" escondió porque, a su juicio, "la había". "No era la definitiva, pero la había en origen, a fin de cuentas estos dos elementos estaban en nuestra candidatura. Esa fue la reflexión del secretario general del PSOE y yo, que soy un militante socialista coherente, respeté esas explicaciones", concluye.

¿POR QUÉ EL PSOE NO HIZO MÁS?

Serrano cuenta en su obra cómo en el entorno de Simancas no se acaba de entender que, una vez que José Luis Rodríguez Zapatero llega a Moncloa en la primavera de 2004, no cumpliera su compromiso de "no parar hasta desentramar la trama de corrupción" del 'tamayazo'.

Los críticos con aquella estrategia, según recoge el documento, aseguran que "no se hizo nada" pero que era "más importante restablecer la legalidad que el riesgo de quedar mal y, visto lo visto, el PSM era el único interesado en llegar hasta el final", sostienen.

Serrano introduce una conversación que llegaron a tener el entonces ministro de Defensa, José Bono, con el propio Simancas, donde le vino a decir que podrían tener "pillados" a los responsables de la trama y que iba a ser "un bombazo" cuando se descubriera quienes estaban detrás.

BONO HABLÓ CON ZAPATERO Y CAMBIÓ DE OPINIÓN

Así, cuenta cómo el entonces ministro de Defensa, del que dependía el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), llamó a Simancas desde Nueva York para decirle que les tenían "pillados" y que consultaría con Zapatero el asunto para poder comentárselo a él después, en pocos días.

Aunque se comprometió a llamarle, el tiempo pasó y no volvió a recibir ninguna llamada de Bono, por lo que decidió hacerlo él y contactar con el ministro. Cuando marcó su número se encontró, según destaca el libro, con un Bono que quería desentenderse del tema.

"No he encontrado una actitud muy positiva para mover este asunto. Y, además, la cosa no tenía tanta entidad como imaginaba", señala que dijo. Ante esto, en el entorno de Simancas entiende que hubo pacto de silencio para no remover el asunto.

'El Tamayazo. Crónica de una traición' ha sido publicado recientemente, coincidiendo con los diez años del 'tamayazo'. Su autor, Felipe Serrano, periodista en la Cadena Ser, es un veterano de la crónica local en Madrid. En 2010 recibió el Premio Pilar Blanco de Comunicación que concede CC.OO.