Anfac pide al Estado un plan de ayudas y mejores incentivos para una transición del automóvil

El vicepresidente ejecutivo de Anfac, Mario Armero
EUROPA PRESS
Publicado 14/11/2018 16:59:18CET

Critica la sobrerregulación y reivindica las mejoras tecnológicas: "El problema no son los coches diésel, sino los coches viejos"

BARCELONA, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente ejecutivo de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), Mario Armero, ha reclamado al Gobierno un paquete continuado de ayudas de dos años para la compra de vehículos alternativos y la implementación del IVA reducido para el vehículo eléctrico, así como mejores incentivos para el vehículo eléctrico.

En el marco de la segunda jornada del XXXIII Encuentro del Sector de Automoción organizado por Iese, celebrada este miércoles, Armero ha aprovechado su conferencia para criticar la sobrerregulación medioambiental europea y española que, según él, recae en el sector del automóvil: "El problema no son los coches diésel, sino los coches viejos".

Ha reivindicado una transición ordenada, sin fechas ni cuotas, hacia la movilidad, y ha sostenido que hace falta neutralidad tecnológica: "Nosotros no negamos los impactos del automóvil, pero hay que trabajar en ello", ha añadido, en referencia al recorrido de los motores de combustión para generar cada vez menos emisiones.

Por ello, ha emplazado a la administración a hacer "un pacto por la industria" para que España mantenga el liderazgo ante el actual cambio de modelo de negocio de la industria, en sus palabras.

POLÍTICAS INCLUSIVAS

Armero cree que la regulación en torno al sector del automóvil está confundiendo al cliente y ha hablado de la existencia de una máquina de hiperregulación en Europa, en referencia a las políticas medioambientales impulsadas desde la Unión Europea: "El 50% de lo que nos ocurre viene de Europa".

Cree que hay que rescatar políticas como los planes PIVE que permitan una recuperación del mercado y renovar el parque público de forma eficiente: "Se convirtió en el más eficiente de todo Europa. Los coches de 25 años no seguían circulando".

"España es el cuarto país en eficiencia de los coches nuevos en Europa, y antes era el primero. Ha caído el achatarramiento, está en un 56%, y estuvo en el 90%. Ante tanta confusión de los clientes, los coches viejos se vuelven a poner en circulación", ha lamentado.

INCENTIVOS Y DESARROLLO ECONÓMICO

Armero ha dividido los grandes retos que debe afrontar el sector del automóvil en el proteccionismo y las medidas arancelarias, la movilidad inteligente y con valores, los cambios en la demanda del usuario, la nueva normativa medioambiental y la digitalización.

Ha defendido el comercio exterior en favor de poder competir mundialmente y ha pedido que la movilidad no solo sea observada desde un prisma medioambiental: "Reclamo que la movilidad integre la economía de un país, porque sin ella no hay desarrollo económico".

Ha reivindicado la apuesta de la propia industria del automóvil por la movilidad y la electrificación del parque móvil, pero ha reivindicado seguir trabajando con vehículos de bajas emisiones, así como mejorar los planes de incentivo para el coche eléctrico: "No pensemos que el mundo va a ser solo de vehículos electrificados".

También ha criticado las políticas en torno al coche eléctrico, que a su parecer han provocado la caída de sus ventas ya que, según él, "los planes de incentivos no están bien hechos, son con poco dinero, discontinuo y se anuncia siete meses antes".

MEJORAR LA COMPETITIVIDAD

Armero ha alertado de que España ha perdido el octavo puesto mundial en la fabricación de automóviles y que en 2017 no se llegara a los tres millones de vehículos, algo "que tampoco va a suceder este año", ha añadido.

Asimismo, ha puesto en valor la actividad del sector y su previsión para los próximos 18 meses, que se prevé que salgan al mercado 15 nuevos modelos de los que siete tendrá versiones alternativas, así como seis nuevas versiones electrificadas sobre modelos ya en producción.

"Queremos ir a más, tenemos derecho a ambicionar más, somos el segundo fabricante de turismos de Europa. Tenemos que mejorar la competitividad", ha animado Armero, algo que ha reivindicado en un momento de batalla mundial por atraer la industria del automóvil, según él.

Contador