La incertidumbre del mercado chino y el WLTP lastran a las principales automovilísticas en septiembre

Foto recurso parte trasera coches
AUTOSCOUT24 - Archivo
Publicado 10/10/2018 17:01:50CET

También deberán soportar una mayor presión regulatoria para moverse hacia la electrificación

MADRID, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

La incertidumbre comercial que se vive en China motivada por los cambios arancelarios y la continua tensión con Estados Unidos (EE.UU.) ya pesa sobre el sector del automóvil, ya que, en septiembre, diferentes fabricantes han alertado de una importante caída de sus ventas en el país asiático.

Las matriculaciones mundiales de Jaguar Land Rover disminuyeron un 12,3% el mes pasado, hasta 57.144 unidades, con un fuerte descenso del 46,2% en el mercado chino. Además, la firma británica también se vio afectada por la llegada del nuevo ciclo de homologación WLTP a Europa y por la menor demanda de coches diésel.

De este modo, la compañía ha decidido cerrar durante dos semanas su mayor planta, la de Solihull (Reino Unido), a partir del 22 de octubre. No obstante, el cierre temporal no afectará a los empleos y los trabajadores seguirán cobrando por las horas de trabajo no realizadas.

Por su parte, la marca Volkswagen vendió 485.000 vehículos en el noveno mes del año en todo el mundo, lo que se traduce en una caída del 18,3% en comparación con septiembre de 2017. Al igual que su colega británica, la firma alemana se vio perjudicada la 'guerra' comercial en China y por una menor demanda en el 'Viejo Continente', tras el auge de las matriculaciones en los meses de verano que causó la llegada del WLTP.

En concreto, Volkswagen entregó un 42,6% menos de vehículos en Europa el mes pasado, hasta 91.100 unidades, y un 10,5% menos en China, hasta 277.800 unidades, frente a las 158.500 y 310.500 unidades que vendió el curso pasado, respectivamente.

Al mismo tiempo, las también alemanas Mercedes-Benz y Audi recortaron sus ventas mundiales en septiembre un 8,6% (213.669 unidades) y un 22% (139.150 unidades), respectivamente, en comparación con el noveno mes del curso previo.

La entregas de la firma de la estrella cayeron un 9,4% en Europa en septiembre, hasta 91.609 unidades, mientras que en China aumentaron un 6,9%, hasta 54.632 unidades. Por su parte, Audi vendió 37.200 vehículos en el 'Viejo Continente', un 22% menos, y 65.767 en el país asiático (incluyendo Hong Kong), un 12,5% más.

Por otro lado, Volvo Cars y su matriz Geely han pospuesto de forma indefinida sus planes de sacar a Bolsa a la firma automovilística sueca debido a las tensiones comerciales y a una caída de las acciones de los fabricantes de vehículos.

La compañía escandinava considera que no es el momento ideal para una oferta pública inicial (OPI) de acciones. El presidente y consejero delegado de la empresa, Hakan Samuelsson, sostuvo que las perspectivas para una OPI habían disminuido por el ciclo de negocios y por un declive de las acciones automotrices.

VOLVO POSONE SU SALIDA A BOLSA

Volvo y Geely habían estado discutiendo una oferta pública inicial de acciones que habría valorado a la compañía entre 16.000 y 30.000 millones de dólares (entre 13.785 y 25.847 millones de euros).

No obstante, la firma sueca sí que incrementó su volumen comercial el mes pasado, hasta 60.622 unidades, un 12,9% más que en septiembre de 2017, con crecimientos del 8,4% en Europa (29.922 unidades) y del 14,4% en China (13.205 unidades).

Además de la tensión comercial que mantienen EE.UU. y China, los fabricantes de automoción también se enfrentan, según Bankinter, al riesgo de una mayor presión regulatoria para moverse hacia la electrificación que les obligue a reducir el valor de muchas instalaciones relacionadas con el diésel, y que aún no han sido amortizadas.

Asimismo, la entidad financiera también advierte de posibles multas para las firmas automovilísticas relacionadas con el exceso de emisiones y de "ingentes" necesidades de inversiones en bienes de capitales para hacer frente a los retos tecnológicos que presenta la conducción autónoma.

Contador