PSA Vigo y los sindicatos UGT y SIT firman el acuerdo del ERTE y las medidas de movilidad

Planta del Grupo PSA en Vigo
GRUPO PSA - Archivo
Publicado 26/11/2018 19:03:36CET

La CUT valora impugnar el acuerdo al interpretar que el expediente incumple algunos requisitos formales

VIGO, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

La dirección de la planta viguesa del Grupo PSA y los representaste del SIT y UGT en el comité de empresa --que suponen el 75% de la representación de la plantilla-- han firmado este lunes el acuerdo para la aplicación de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) motivado por la baja producción del sistema 1 --que monta los modelos Peugeot 301 y C-Elysée--, y que incluye la supresión de un turno de trabajo y diversas medidas de movilidad para recolocación de operarios.

El acuerdo, del que se han desmarcado CC.OO., CIG y CUT, contempla la aplicación de un expediente regulatorio suspensivo para 50 días --medida que se mantendrá en vigor desde el 1 de diciembre de 2018 al 31 de diciembre de 2019-- que afectará a 400 trabajadores. Los días de ERTE se complementará, por parte de la empresa, hasta el 80 por ciento del salario.

Asimismo, se ha pactado la eliminación de un turno en el sistema 1, donde se quedarán trabajando los operarios del equipo A de Ferraje y Pintura, y los del equipo B de Montaje, Calidad y Logística.

Los trabajadores a tiempo completo del turno que se suprime serán recolocados, o bien en el turno que se queda en el sistema 1, o bien en el sistema 2. Además, se ofrece la posibilidad de que, quienes lo deseen, pasen a trabajar en el turno de fin de semana, con una compensación económica lineal de 2.000 euros.

Con respecto a los trabajadores a tiempo parcial, tanto del sistema 1 como del sistema 2 (que tengan que ser trasladados para buscar 'hueco' para los operarios de jornada completa) serán reubicados en el turno de noche, salvo que voluntariamente quieran adscribirse al fin de semana.

Además de esas medidas de movilidad, la empresa prevé la posibilidad de que los empleados que se queden en el sistema 1 tengan que trabajar en el turno de noche de ese sistema los días de suspensión. Del mismo modo, se contempla la posibilidad de "programar ampliaciones de jornadas hasta 9 horas" en función de la producción; o bien reducciones de jornadas hasta 6 horas, tras la introducción en línea del nuevo modelo.

Finalmente, la empresa se ha comprometido a realizar 140 contratos fijos antes de final de año (40 más de los previstos), y ha confirmado que, de las 130 novaciones comprometidas en el Convenio, se harán 50 en 2018 y otras 80 en 2019, cuando se cree el segundo turno en el sistema 1 para la producción del nuevo modelo.

SINDICATOS

El presidente del comité, del sindicato SIT, Juan José Muñoz, ha calificado el acuerdo como "positivo", al entender que "se reduce" el impacto del expediente de regulación porque se da a los posibles afectados la "alternativa" de trabajar en el turno de fin de semana.

Asimismo, ha valorado que "la empresa ha cedido" a lo largo de la negociación y, entre esas cesiones, ha destacado la creación de 40 empleos a mayores de los comprometidos para el año 2018.

El acuerdo, no obstante, no ha tenido el respaldo ni de la CIG, ni de CC.OO., ni de la CUT, que han denunciado que no se han buscado alternativas reales para minimizar el impacto de ese expediente de regulación, y que no se ha considerado el alto índice de trabajadores eventuales o los 500 operarios de empresas externas de servicios.

De hecho, el portavoz de la CUT, Vítor Mariño, además de criticar que este ERTE "es utilizado por la empresa como mecanismo de rentabilidad económica", ha trasladado que los servicios jurídicos del sindicato están "valorando impugnar" el acuerdo suscrito este lunes.

Según ha denunciado, el expediente planteado por la empresa incumple algunos requisitos formales contemplados en la normativa, como aquellos relativos a concretar los días susceptibles de ser aplicado o implementar un plan de formación para los trabajadores afectados.

PLANES DE INDUSTRIALIZACIÓN

En el transcurso de la negociación de este acuerdo, la dirección de la empresa ha avanzado a los sindicatos algunos de sus planes de industrialización relacionados con el lanzamiento del nuevo modelo --el todocamino conocido como proyecto V20--, que tendrá versión eléctrica.

Así, ha confirmado que en mayo de 2019 se iniciará el montaje de las 'pre-series' y que el lanzamiento industrial, con el consiguiente aumento de cadencia en la producción, se llevará a cabo en el último trimestre de 2019.

En paralelo a este aumento de producción, se realizará la formación de los turnos de trabajo, que se irán incorporando a medida que se produzca ese incremento en el número de vehículos fabricados. Así, la dirección de la planta espera que el sistema 1 vuelva a tener tres turnos a partir de enero de 2020.

Por otra parte, también habrá cambios en el taller de baterías para los coches eléctricos. Dicho taller será adaptado para pasar a producir 10 baterías por hora, y proveerá, además de la planta de Vigo, al resto de fábricas del grupo en Europa.