La transformación del automóvil ha afectado ya a más de 35.000 trabajadores, según UGT

Planta de automóviles
UGT FICA
Publicado 21/01/2019 16:46:51CET

MADRID, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

La transformación "sin precedentes" a la que se está enfrentando el sector del automóvil ha afectado a más de 35.000 trabajadores y motivará la "destrucción del tejido industrial", en caso de que no se pongan las herramientas adecuadas para afrontar este nuevo paradigma, según afirmaron desde UGT FICA.

"El sector automovilístico se enfrenta a una transformación sin precedentes en la que parece primar más el canibalismo digital, robótico y ecológico que el mantenimiento del empleo y de sus condiciones a través de una transformación ordenada, paulatina y coherente", señalaron desde la organización.

Asimismo, destacaron que la criminalización del diésel, la entrada en vigor del WLTP, la robotización o la digitalización son algunos ejemplos de "cómo se está creando una bestia sin que nadie esté poniendo herramientas" que reduzcan o supriman el impacto que esta transformación está teniendo en el empleo del sector.

Desde la organización sindical indicaron que en España, a través de la negociación colectiva y el diálogo social, se ha logrado fortalecer los centros de trabajo para afrontar cada una de las transformaciones que ha sufrido el automóvil "en las mejores condiciones para los trabajadores".

El secretario sectorial de Industria Automovilística de UGT FICA, Jordi Carmona, afirmó que los acuerdos logrados han logrado la adjudicación de vehículos y de carga de trabajo, inversiones en nuevas tecnologías y estabilidad y visión de futuro.

"En otras plantas europeas, donde prima la marginalidad sindical y, en algunos casos, los experimentos sindicales de quienes nunca construyen, hemos asistido a reestructuraciones traumáticas e incluso a cierres de empresas, que, gracias al esfuerzo colectivo de empresas y sindicatos, nosotros no hemos vivido", añadió Carmona.

No obstante, desde el sindicato destacaron que, a pesar de que los acuerdos son importantes, no son suficientes, sino que apuestan por un Pacto de Estado por la Industria que garantice la estabilidad de los centros españoles.

Por todo ello, demandan la aplicación de un contrato relevo en las empresas del sector, así como de un plan de formación, potenciar la instalación de plantas de baterías, mejorar la logística con un plan ferroviario.

Además, defienden un plan estatal de puntos de recarga de vehículos eléctricos, un plan energético estatal, un plan medioambiental estatal, ayudas a las empresas que inviertan en I+D, incentivos a la adquisición de vehículos "verdes", jornada laboral de 32 horas semanales para distribuir el trabajo, minimizar la temporalidad y un convenio sectorial de referencia para obligar a las empresas de multiservicios o centros especiales de empleo a que apliquen unos mínimos.

"Sin esta batería de medidas, estamos convencidos de que se estará poniendo en riesgo todo lo conseguido hasta ahora por parte de los trabajadores y trabajadoras del sector automovilístico, gracias a los acuerdos alcanzados durante décadas", subrayó.