Actualizado 23/03/2007 19:53 CET

Economía/Motor.- Experto cree que "es imposible evitar la deslocalización" de empresas como Delphi con la ley actual

Asegura que "las posturas numantinas de algún sector de la Junta tienen poca base jurídica" y que "la clave la tienen los sindicatos"

SEVILLA, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

El catedrático y director del departamento de Derecho del Trabajo de la Universidad de Sevilla Jaime Castiñeira consideró que "es imposible evitar la deslocalización" de empresas multinacionales como Delphi con la legislación que existe actualmente tanto a nivel nacional como comunitario.

En declaraciones a Europa Press, este experto recordó que en Andalucía hay precedentes similares, como el de Gillette en Sevilla, "donde la empresa e incluso la planta sevillana eran rentables pero cerraron igualmente".

Reconoció que Delphi "al final deberá cumplir la normativa española y justificar los motivos de su marcha" e indicó que la legislación española "es correcta" pero consideró que "es imposible" evitar las deslocalizaciones, puesto que "si existiera una legislación en ese sentido, no vendrían multinacionales, en estos casos no se pueden poner reglas del juego".

Castiñeira indicó que la legislación europea "únicamente exige a las empresas en esa situación que establezcan un período de consulta con los sindicatos, pero es muy exquisita con esas cuestiones, pues no quiere que haya conflictos entre países emisores y receptores de una determinada empresa, por lo que se rige por adoptar medidas que no vayan en contra del principio de la libre competencia".

Por ello, consideró que "las posturas numantinas de algún sector de la Junta tienen poca base jurídica", tras lo que apuntó que en este caso "la clave, más que las administraciones públicas, la tienen los sindicatos".

"Lo importante será ahora la estrategia y la presión sindical del entorno de Delphi y de los trabajadores de las empresas vinculadas a General Motors, es más determinante la solidaridad sindical que la presión de las administraciones públicas", añadió.

Castiñeira citó algunas de las peculiaridades de esta situación, como la "dureza con la que ha entrado la empresa a mostrar sus pretensiones, aplicando métodos nada europeos y muy directos".

DIFERENCIAS CON CATALUÑA

Además, consideró necesario "intentar minimizar el impacto y las consecuencias y efectos sociales", puesto que "estas deslocalizaciones han ocurrido en Cataluña, donde se han registrado más salidas de empresas que en Andalucía".

"Lo que hace realmente dramática la situación de los trabajadores de Delphi es que esta salida se produce en la Bahía de Cádiz, que se encuentra en una complicada situación en materia de empleo, mientras que las salidas de empresas en Cataluña se compensan con el trasvase a otros sectores y el impacto social y las consecuencias son menores", apuntó Castiñeira.

Este experto abogó por "dar alternativa de empleo en otros sectores, como se hizo en Santana en Jaén, pero no adquiriendo la empresa, pero intentando despiezar las partes que sean rentables, aunque eso es algo difícil". Por ello, auguró que "la alternativa que finalmente se adopte será la de iniciar un plan de prejubilaciones, con bajas incentivadas y la aplicación de la legalidad vigente".

Tras reconocer que este proceso será largo, Castiñeira indicó que en este caso "la lucha será más dura porque la búsqueda de alternativas es más difícil".

Sobre las subvenciones recibidas desde las administraciones públicas, recordó que éstas "tienen una regulación precisa en el tiempo, y eso lo saben la empresa, la Junta y los sindicatos".