Actualizado 18/12/2008 15:47:06 +00:00 CET

Economía/Motor.- TMB prevé añadir un motor eléctrico a unos 100 autobuses diésel a finales del año que viene

Probará desde enero un autobús híbrido pionero en España que sólo se mueve con electricidad

BARCELONA, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) prevé convertir unos 100 autobuses de gasoil en híbridos a finales del año que viene, lo que supone que los vehículos también se muevan con electricidad. La combinación de los dos sistemas permite reducir un 30 por ciento las emisiones de gases contaminantes y un 50 por ciento el ruido.

La conversión afectará a un 14 por ciento de los 715 autobuses de gasoil de la flota. En un encuentro con periodistas, el director general de autobuses de TMB, Ignasi Armengol, precisó hoy que el coste de transformar un autobús diésel a híbrido es de unos 100.000 euros, una inversión que se prevé recuperar durante la vida útil del vehículo.

La compañía empezará a probar después de las fiestas navideñas un prototipo de otro autobús híbrido, adaptado y con capacidad para 57 pasajeros, de la carrocera gallega Castrosua. A diferencia de los que funcionarán con electricidad y gasoil, se mueve sólo con dos motores eléctricos, y tiene un motor diésel sólo para recargar las baterías.

También almacena la energía que se produce cuando frena y tiene un innovador sistema electrónico que rige el autobús, en cuyo diseño también ha participado la Universidad de Vigo. Este vehículo tiene una autonomía de 300 kilómetros, equivalente a un día y medio de servicio en recorridos urbanos.

DOS MESES DE PRUEBA

Las pruebas, que durarán dos meses y tienen una inversión de unos 6 millones de euros, se harán en diversas líneas para evaluar como responde en los recorridos con ausencia de pendiente y en aquellos que tienen subidas y bajadas.

Madrid probará el prototipo después de Barcelona, aunque TMB será el primer operador que podrá encargar autobuses para añadirlos a la flota a partir de 2010, según afirmó la presidenta de TMB, Assumpta Escarp.

La introducción de vehículos híbridos obligará a adaptar las cocheras con enchufes para que no se descarguen por la noche. Otra medida que promueve TMB para ahorrar energía es el aprovechamiento de la que generan los motores que se prueban en la cochera de la Zona Franca.

Este centro ha instalado 192 placas solares sobre la cubierta, que generará 18.207 kilowatios/hora de electricidad y evitará la emisión de 10,19 toneladas de dióxido de carbono. La energía fotovoltaica y la procedente del banco de pruebas es suficiente para abastecer la cochera, e incluso introducir la electricidad sobrante a la red.

La compañía trabaja con otras fuentes de energía. En concreto, el 23 por ciento de la flota --251 autobuses-- funciona con gas natural, y su previsión es llegar al 40 por ciento "en un futuro inmediato", según concretó el vicepresidente ejecutivo, Dídac Pestaña. Otro 11 por ciento es biodiésel --120 unidades--.

Armengol recordó que los motores han evolucionado para contaminar menos hasta un punto que ahora se investiga para reducir el consumo. TMB también participa en el seguimiento de un proyecto europeo de cuatro años para mejorar los sistemas de movilidad mediante tecnologías que los hagan más atractivos para el usuario y más eficientes energéticamente.