Actualizado 30/05/2008 12:16 CET

Innova.- El 20,9% de las viviendas murcianas tiene televisión por cable, muy por encima de la media nacional

MURCIA/CANTABRIA, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El 20,9 por ciento de los hogares murcianos tiene televisión con recepción a través de sistemas de canales de cable, un porcentaje que se encuentra muy por encima de la media nacional, que se sitúa en un 13,3 por ciento.

Así se refleja en el informe 'Las viviendas españolas y la Sociedad de la Información', elaborado por el Ministerio de Vivienda y recogido por Europa Press, que recopila datos correspondientes al año 2007.

La Región de Murcia apareció en el informe entre las que se encontraron por encima de la media, junto a otras como Cantabria con el 19,7 por ciento. Por encima se encuentran Asturias (28,3%) y el País Vasco (27,7%), con lo que se detectó una mayor implantación de la televisión por cable en el conjunto de la cornisa cantábrica, y en regiones como Navarra y Murcia.

En el otro extremo de la clasificación, se encontró Extremadura, con apenas un cuatro por ciento, seguida de Cataluña (6,4 por ciento), Castilla-La Mancha (7,7 por ciento) y Madrid (9,6 por ciento).

El estudio señaló una tendencia al alza en la implantación de la televisión por cable, si bien fue ligeramente inferior a la de otros sistemas como la antena parabólica. Así, en 2004 el porcentaje fue de un 10,8 por ciento, que el año pasado se elevó hasta el 13,2 por ciento.

Además, constató una relación proporcional entre el porcentaje de viviendas con televisión por cable y el número de miembros que las habitan, donde a menor número de residentes le corresponde una menor implantación de tecnología. De esta forma, en hogares con cuatro miembros, la cifra alcanzó su cota máxima, un 17,9 por ciento.

Igualmente, el fenómeno registró una menor intensidad en los municipios más pequeños, los de menos de 10.000 habitantes (5,1 por ciento), que contrastó con la mayor penetración en las localidades de tamaño medio y grande, de entre 50.000 y 100.000 vecinos (19,3 por ciento), algo que se explicó por el elevado coste instalación, que lleva a los empresas a apostar en primer lugar por zonas con alta densidad demográfica.