Actualizado 27/01/2012 12:42 CET

Agricultura aconseja triturar los restos de poda mediante el uso de picadoras en detrimento de las quemas controladas

MURCIA, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Agricultura y Agua ha aconsejado la trituración de los restos de poda mediante el uso de picadoras, en detrimento de las quemas controladas, que considera un despilfarro de recursos y una práctica que ocasiona riesgo de incendios en zonas de monte, según informaron fuentes del Gobierno regional en un comunicado.

El director general de Industria Agroalimentaria y Capacitación Agraria, Ángel García Lidón, anunció ayer que la Consejería asesorará a los agricultores para que puedan acceder a las diferentes líneas de ayuda para financiar la adquisición de maquinaria y equipamiento agrario. Lo hizo con motivo de la 'Jornada técnica demostrativa sobre maquinaria picadora de leña', celebrada en una finca experimental del Centro Integrado de Formación y Experiencias Agrarias (CIFEA) de Jumilla.

El responsable autonómico destacó que los cultivos leñosos, como el almendro, olivo, viña y frutales, "están muy extendidos en nuestra Región y generan importantes cantidades de biomasa, en forma de restos de poda, que suponen entre 1,3 y 3 toneladas de materia seca por hectárea, según cultivos".

Tradicionalmente se ha considerado estos restos vegetales como un residuo a eliminar, por regla general mediante quemas controladas. Esta práctica, advirtió García Lidón, "ocasiona riesgo de incendios en muchas explotaciones integradas o cercanas a zonas de monte, que suelen ser de alto valor ecológico".

Otro problema añadido es que para realizar la quema controlada es preciso acumular previamente la madera y dejarla secar durante un tiempo en la explotación agrícola, lo cual, advirtió el director general, "propicia que surjan plagas como el barrenillo.

La quema controlada de los restos de poda se considera hoy día un "despilfarro de recursos", añadió García Lidón, ya que "existe un potencial de transformación de esta materia orgánica en humus, estimado entre 333 y 750 kilos por hectárea, que puede incrementar la fertilidad del suelo, reduciendo así el uso de fertilizantes químicos".

Además, dijo, hay que tener en cuenta "el importante papel que juega la materia orgánica en la estabilidad de los suelos y en la mejora de la resistencia de estos al fenómeno de la erosión".

TÉCNICA MEJORADA

La trituración de restos de poda mediante el uso de picadoras es una técnica muy experimentada que ha sido mejorada en los últimos años. Su uso es ya un requisito exigido en determinados cultivos sostenibles, como la 'Producción Integrada' y la 'Agricultura Ecológica', así como en la concesión de ayudas agroambientales.

La fragmentación de los restos de poda con maquinaria facilita la asimilación de esta materia orgánica por el suelo, a la vez que elimina problemas fitosanitarios. Incluso, añadió García Lidón, "existen estudios que avalan la reducción de la incidencia de malas hierbas en los cultivos al depositar estos restos triturados sobre el suelo".

El Servicio de Formación y Transferencia Tecnológica de la Consejería celebró ayer una jornada dirigida a los agricultores y técnicos para dar a conocer el manejo de este tipo de maquinaria, así como sus costes y rendimientos. La iniciativa fue "bien acogida por el sector, por lo que no se descartan nuevas actuaciones en este sentido", concluyó el director general.