Aumentan las agresiones a docentes, la mayoría de alumnos recién llegados del colegio que son los más conflictivos

Clemente Hernández presenta el informe del Servicio del Defensor del Profesor
EUROPA PRESS
Actualizado 26/11/2018 12:24:03 CET

Los profesores alertan de la adicción de los alumnos del teléfono móvil en el aula

MURCIA, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

El servicio del Defensor del Profesor del sindicato ANPE Murcia registró en el curso 2017-2018 un total de 126 casos de acoso y agresiones a profesores, verbales y físicas, tanto por parte de alumnos como de padres, lo que supone cinco episodios más con respecto al curso anterior, de forma que se rompe esa tendencia a la baja que se daba y se vuelve a cifras de hace dos años.

Sin embargo, llama la atención que la mayoría de los casos (97) se concentran en los alumnos y de éstos, casi el 80 por ciento corresponden a los de 12-13 años, que son precisamente los que acaban de terminar la etapa escolar en el colegio, entre los que destacan los actos de indisciplina, insultos e intimidaciones, ciberacoso o 'mobbing' de compañeros.

Éstos son niños, que "carecen de expectativas académicas y presentan problemas de aprendizaje", según ha manifestado en rueda de prensa el presidente de ANPE, Clemente Hernández, quien ha lamentado que se haya "deteriorado a la autoridad y exista una falta de respeto, también desde el ámbito familiar, hacia los docentes". "Queremos que las familias entiendan que en el centro hay profesores que se preocupan por sus hijos", añade.

Precisamente, son los alumnos de 1º y 2º de Secundaria los más conflictivos, "son los que más se lanzan a la hora de atacar a sus profesores" y las familias, lamenta, "culpan al docente". Por contra, en Primaria, son los padres los que originan los episodios de acoso, intimidaciones, denuncias y ciberacoso, en un 68 por ciento de los casos (15 casos).

La adicción al teléfono móvil es otra de las cosas que preocupan al sindicato, que ha manifestado su postura en contra dentro del aula. "Sólo se puede utilizar con la excepción de que el docente así lo tenga contemplado" en la actividad que se vaya a realizar, ha señalado Hernández, que considera que es "un elemento perturbador y nada aceptable, ya que al alumno le cuesta concentrarse y las asignaturas requieren de ello".

En el Decreto de Convivencia se contemplan sanciones por su uso en el aula, sin embargo los alumnos suelen hacer uso del dispositivo, "ya sea disimuladamente o incluso encima de la mesa", lo que ha originado alguna que otra disputa con el alumno y los padres.

Así lo refleja el testimonio de una docente, que ha preferido no revelar su identidad, cuando le tuvo que quitar el móvil a una alumna de bajo perfil académico y su madre, que en un principio mostró una actitud conciliadora, se rebeló contra esta decisión.

La normativa dice que el centro se quedara con el móvil durante tres días y será el padre el que lo recoja; normativa que los progenitores no entienden, hasta el punto de que llegan a agobiarse por el hecho de que "llega el fin de semana y sus hijos tienen que tener el móvil", lo que, según ANPE, llega a ser un problema de dimensión "social".

Según la docente, "esta alumna de 17 años se me puso de pie en el aula y comenzó a decirme que tenía que darle el móvil" y al decirle que el dispositivo se quedaba en jefatura se escapó del centro. Este episodio, de gritos hacia el jefe de estudios, la docente y la fuga del centro conllevó una sanción de expulsión del centro unos días.

(((HABRÁ AMPLIACIÓN)))