Caixabank se suma a la línea Financia-100 para ofrecer préstamos a autónomos y micropymes

De la Cierva y Cuartero se estrechan la mano tras la firma
GOBIERNO REGIONAL
Publicado 16/10/2018 13:21:32CET

La línea de crédito cuenta con una dotación total de seis millones de euros para financiar proyectos empresariales de la Región

MURCIA, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Comunidad cuenta desde hoy con Caixabank como entidad colaboradora de Financia-100 para facilitar el acceso al crédito a los autónomos, emprendedores y micropymes de la Región, junto con otras cinco entidades financieras, como son Bankia, Cajamar, Banco Sabadell, Caja Rural Central y Caja Rural Regional.

La línea de crédito Financia-100, que gestiona el Instituto de Crédito y Finanzas (Icref), se puso en marcha el año pasado con una dotación de seis millones de euros para financiar proyectos empresariales a través de nuevas inversiones o para necesidades de capital circulante de estos empresarios.

El consejero de Hacienda, Fernando de la Cierva, y el director comercial de Caixabank en la Región de Murcia, Gerardo Cuartero, han firmado este martes un acuerdo de colaboración para su incorporación a la lista de entidades financieras que gestionan estos créditos, según informaron fuentes del Gobierno regional en un comunicado.

De la Cierva ha recordado que "la línea lleva ya concedidos 2,5 millones de euros, el 42 por ciento de los seis millones que se pusieron a disposición del tejido empresarial de la Región para darles un impulso, ayudarles a consolidar sus negocios y facilitarles el camino para que puedan crear y mantener empleos de calidad".

Los préstamos tienen un importe máximo de 100.000 euros y unas condiciones financieras más ventajosas que las del mercado bancario, como el tipo de interés del Euribor a un año más 2,5 por ciento, y cuentan con la garantía de Avalam del cien por cien del crédito.

El plazo de amortización es de un mínimo de tres años y un máximo de cinco para circulante o de diez años máximo para inversión, con posibilidad de una carencia de dos años según la finalidad de la operación. Las amortizaciones pueden hacerse de manera mensual, trimestral o semestral.