CROEM sostiene que si la "tensión política" de Cataluña persiste, "tendrá un impacto en el crecimiento económico"

Puerto de Cartagena
ANA ROMERO TOVAR
Actualizado 03/12/2017 10:59:36 CET

Cataluña destaca por ser uno de los principales socios comerciales de la Región de Murcia

MURCIA, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Confederación Regional de Organizaciones Empresariales de la Región de Murcia (CROEM) sostiene que si la tensión política que ha presidido la situación de Cataluña en los últimos meses se prolonga más allá de las elecciones del 21 de diciembre, "sin duda terminará teniendo un impacto en el crecimiento económico catalán y nacional".

En el Boletín de Coyuntura Económica del tercer trimestre del año, CROEM añade que "el impacto en Murcia se dejará notar en similar medida que en el ámbito nacional", dada "la intensidad de las relaciones económicas entre ambas regiones".

Ejemplos de esa "tensión" son "el aplazamiento que está ocasionando en la tramitación parlamentaria de los Presupuestos del Estado para 2018" o el hecho de que distintos organismos están comenzando a revisar a la baja las previsiones de crecimiento nacionales: CEOE ha rebajado las de 2017 en dos décimas (hasta el 3,0%) y el Gobierno tres décimas las de 2018 (del 2,6% al 2,3%).

Por su parte, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) estima que el impacto de la "crisis catalana" oscilaría entre el 0,4% y el 1,2% del PIB en 2018 y el Banco de España entre 0,3 y 2,5 puntos entre finales de 2017 y 2019.

Tras lo que la Confederación incide en que el final de la época estival ha estado marcado por la "incertidumbre" política existente en Cataluña, "que sin duda afectará a la evolución económica nacional". Por el momento, el mayor impacto en Cataluña se ha notado en el sector financiero, en la inversión y en el traslado de empresas que tienen su sede fiscal en esta región (al menos mil hasta el mes de julio).

A ello se unen los efectos que tanto la situación vivida como la resolución final del conflicto puedan tener sobre las restantes regiones. Y, en este sentido, la Región de Murcia encontrarse entre las perjudicadas, "dadas las estrechas relaciones comerciales que existen entre ambos territorios", y que se extienden al menos al intercambio de bienes, a la actividad turística, a los vínculos empresariales y a intereses compartidos territorialmente.

TERCER MAYOR PROVEEDOR DE MURCIA

Por lo que a comercio interregional se refiere, Cataluña destaca por ser uno de los principales socios comerciales de la Región de Murcia. En particular, es el cuarto mayor destino nacional de los productos murcianos (superado únicamente por las regiones limítrofes) y el tercer mayor proveedor.

Entre 2010 y 2016, Murcia vendía a la comunidad catalana 688 millones al año (en torno al 8% de las ventas totales al resto de España), y le compraba 1.219 (sobre el 16% de las compras al resto de España), según datos del Centro Regional de Predicción Económica.

En el apartado turístico, el número de catalanes alojados en establecimientos hoteleros superó los 80.000 en 2016, tras mejorar sustancialmente las cifras que se alcanzaban a principios de la década actual (en torno a los 70.000).

De este modo, Cataluña representa aproximadamente el 8,5 por ciento del turismo hotelero que los españoles realizan en la Región de Murcia (y algo menos del 7 por ciento si se consideran también los visitantes extranjeros), un porcentaje significativo que solo es superado por madrileños (18,7%), valencianos (18,1%), andaluces (14,7%) y los propios murcianos que realizan turismo interior (20,8%).

Finalmente, atendiendo a la deslocalización de empresas a través de los cambios de domicilio fiscal, cinco empresas inicialmente murcianas (con una cifra de ventas de 9,2 millones de euros) trasladaron su domicilio fiscal a Cataluña en 2016.

Contrariamente, 17 empresas catalanas, cuyo volumen de ventas era de 1,2 millones de euros, abandonaron dicha Comunidad para establecerse en la Región de Murcia. Así pues, Murcia registra un saldo positivo en el "intercambio de empresas" con Cataluña si se atiende al número de traslados, pero, según destaca la CROEM en su Boletín, sale perdiendo en cuanto a dimensión de esas empresas se refiere; un proceso, a su parecer, que se podría haber intensificado en los últimos tiempo.

En cualquier caso, CROEM concluye que no parece que Murcia sea uno de los destinos prioritarios de las empresas que están abandonando Cataluña, pues, según fuentes del Instituto de Fomento (INFO), solamente tres empresas afincadas en Cataluña han solicitado información para establecerse en un futuro en la Región.