Murcia registra un ligero aumento en el número de partos programados en casa en los últimos diez años

Publicado 06/01/2019 11:29:34CET

MURCIA, 6 Ene. (EUROPA PRESS) -

El número de partos programados y acompañados por profesionales sanitarios en casa ha registrado un ligero aumento en los últimos diez años en la Región de Murcia.

El INE registra que el pasado año, esto es, 2017, hubieron 32 partos en domicilios, aunque no especifica si fueron todos ellos programados o se dieron accidentalmente porque no diera tiempo a llegar al hospital. Mientras que en España, "hay un ligero aumento estos últimos años en el número de partos en casa programados, en la Región la tendencia se ha mantenido estable", según han manifestado a Europa Press matronas de Murcia.

Este aumento obedece a que la mujer "tiene más acceso a la información y se siente más empoderada a tomar decisiones sobre un proceso que siente como suyo".

Y es que, el parto en casa no es un fenómeno nuevo en nuestra sociedad, ya que siempre han coexistido con el parto hospitalario. Sin embargo, en la última década, "se ha incrementado el número de mujeres que lo contemplan como una opción más", como en otros países de nuestro entorno. Muchas mujeres "reclaman una atención más fisiológica y un espacio donde puedan tener más capacidad de decidir sobre su proceso".

Estas mujeres refieren que dar a luz en casa les ofrece un espacio de seguridad donde, además, sienten que pueden "tener más libertad para moverse, darse un baño, descansar o relajarse sin estar condicionada por espacios y protocolos estandar como los que hay en un centro hospitalario".

La mujer ha ido adquiriendo "una mayor conciencia de lo que quiere en su parto y el parto en casa lo ven como una opción segura para poder tener acceso a este tipo de vivencia".

En línea con las nuevas demandas de las mujeres, así como con la necesidad de los profesionales de ofrecer el mejor cuidado y atención posible a las mujeres y sus familias durante el parto y el nacimiento, la Consejería de Salud está apostando por la por la "modernización" de los paritorios.

Esta apuesta "pretende convertirlos en espacios donde, además de la seguridad, también se cuiden aspectos que favorezcan la comodidad, intimidad y movilidad de las mujeres durante el proceso del parto y el nacimiento de sus criaturas".

Estas condiciones, junto con profesionales altamente cualificados y comprometidos, "también facilitan un mejor progreso del parto y una mejor vivencia de la experiencia para las mujeres y sus familias".

Las matronas manifiestan que se trata de una opción segura, por cuanto así lo aprueba la evidencia científica, siempre y cuando la mujer "esté atendida por un profesional sanitario experto".

Y, desde luego, puntualizan, "siempre y cuando sea un embarazo que cumpla los criterios de normalidad, tanto la madre como el futuro bebé estén sanos, el embarazo haya ido bien, el bebé esté colocado en posición cefálica y no sea una mujer con enfermedades que puedan comprometer su salud en el momento del parto (cardiopatías, hipertensión, diabetes)".

En esos casos, el parto hospitalario tiene los medios tecnológicos que no ofrece el domicilio. Aun así, el parto es un proceso fisiológico y la mayoría de las ocasiones "se trata de mujeres sanas, que dan a luz a hijos sanos".

En los criterios que se tienen en cuenta está también que el domicilio esté a una distancia menor o igual a media hora del centro hospitalario por si es necesario el traslado en algún momento el proceso.

Según los datos de un estudio llevado a cabo por el servicio nacional de salud del Reino Unido 'Birth place in England' de 2011, "no hay más complicaciones en casa que en el hospital, y es por tanto una opción segura para mujeres de bajo riesgo".

Este estudio se hace en el contexto del parto en casa como opción que ofrece el propio sistema nacional de Salud en Gran Bretaña, junto con el parto en hospital o en centros de nacimiento. "Los costea la propia Seguridad Social del país, porque se contempla como una opción más que se le ofrece a la mujer", señala.

Al hilo, hay países en nuestro entorno en los que el parto en casa está regulado y forma parte de la oferta pública, como es el caso de Reino Unido u Holanda, entre otros; mientras que en España, siendo una práctica legal y reconociendo el derecho a la mujer a elegir donde quiere dar a luz, "no está dentro del sistema sanitario como oferta".

Su cuantía oscila entre los 1.500 y los 1.900 euros e incluye tanto el parto, como las visitas en el embarazo y posparto, una matrona de guardia desde la semana 37 hasta la 42 de gestación, sesiones de preparación y atención al parto por un equipo formado por dos matronas.

Desde la Consejería de Salud han incidido en la importancia de que si la mujer toma la decisión se asegure que sean profesionales cualificados, con la titulación de enfermería obstétrico ginecológica (matronas) y con experiencia los que atiendan el parto en casa y no las conocidas 'doulas', que "no son matronas ni ginecólogas, y que no tienen competencias para atender partos en ningún emplazamiento".

En Murcia, "hay 'doulas' pero no tenemos conocimiento de que se dediquen a atender partos". En caso de que lo hicieran, refieren las fuentes, estarían incurriendo claramente en intrusismo profesional.

Reconocen las fuentes que esta práctica de dar a luz en casa "atrae críticas, pero a veces es el propio desconocimiento, ya que el parto en casa, según nos dice la evidencia científica, en una mujer de bajo riesgo es tan seguro como lo puede ser en un hospital".

Por ello, entienden que basándose en la evidencia científica, que no dice que sea perjudicial, "no tiene por qué desaparecer esta práctica que se lleva a cabo en muchos otros países, donde las mujeres tienen opciones de poder elegir dónde quieren parir, siempre siendo atendidas por profesionales expertos".

Contador