La pasividad y al desinterés vecinal, causas de la mala gestión y el poco ahorro de las Comunidades de Vecinos

Alejandro Bernabé, CEO de 1000 Comunidades
CEDIDA
Publicado 05/01/2019 10:29:37CET

MURCIA, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

Alejandro Bernabé, CEO de 1000 Comunidades y desarrollador de estrategias empresariales y co-creación, ha detectado que la falta de ahorro y la mala gestión en las Comunidades de Vecinos está directamente relacionada con la pasividad de los propietarios y el desinterés que muestran a la hora de saber cómo se gestiona su propia comunidad.

"Lo más curioso es que esta pasividad vecinal se torna en preocupación cuando surge un importante gasto imprevisto que solo se puede solventar mediante una derrama comunitaria", apunta Bernabé.

Ese problema, que afecta a muchas comunidades de vecinos, se une a la morosidad ya existente, y que, según el último informe del Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas, afecta a dos de cada tres comunidades de propietarios.

"La hucha vacía de las comunidades de vecinos, lejos de ser un caso aislado, se ha convertido en la tónica, porque ha cundido una especie de pesimismo acerca de la imposibilidad lograr un ahorro que evite que, cada vez que sucede algo imprevisto, se deba hacer una derrama", algo que para Bernabé no debe ser así.

UN SISTEMA ANTI-DERRAMA INNOVADOR

Desde su experiencia en 1000 Comunidades, un portal de servicios y eficiencia en la gestión de Comunidades de Propietarios, Bernabé ha detectado que el ahorro de los propietarios es posible y que simplemente se debe estudiar y optimizar los recursos con los que se trabaja en cada comunidad.

"Hemos creado una plataforma denominada Precio Justo Comunitario, en la que un equipo multidisciplinar analiza los diferentes servicios que se desempeñan una comunidad de vecinos, evaluando empresas de primer nivel de responsabilidad laboral y analizando precios medios de mercado servicio por servicio", explica.

A través de convenios con dichas empresas, 1000 Comunidades consigue una optimización en los servicios y en su coste "mediante una fórmula de compensación por volumen a dichas empresas, de este modo, no solo estarían cotizando un cliente si no que virtualmente la cotización sería de 20 o más comunidades".

El primer paso que realiza 1000 comunidades es un estudio gratuito de los gastos de cada comunidad, sin compromiso alguno. Para ello basta la firma de un propietario interesado. En dicho estudio se presenta un informe de optimización de gastos "en el que expone la comparativa del antes y el después sin bajar la calidad ni la periodicidad de los anteriores servicios y detallando el ahorro que podemos conseguir", subraya Bernabé.

La gran innovación es que ese ahorro es que se consigue "sin tener que cambiar de empresas proveedoras de servicios. 1000 Comunidades solo cobraría por sus servicios el 30% de lo ahorrado a los vecinos mensualmente durante el periodo de un año". El motivo de ese periodo de tiempo "es poder demostrar y llevar un seguimiento mensual de lo comprometido, no solo por el ahorro, sino fundamentalmente por la calidad de esos servicios".

Contador