Las pastelerías empiezan a vender los roscones cada vez antes y se impone el relleno

Un confitero, en su obrador artesanal, elabora roscones de reyes
EUROPA PRESS
Publicado 04/01/2019 12:32:37CET

Reivindican el producto "artesanal", hecho en obrador, frente a fórmulas más baratas pero "ultracongeladas y que se estropean antes"

MURCIA, (EUROPA PRESS)

Las confiterías de la Región venden los roscones de reyes cada vez con más antelación, con encargos para recoger incluso en Nochebuena, y se imponen los roscones con relleno, según ha hecho saber a Europa Press Carlos Bonache, propietario de la Confitería Bonache ubicada en la murciana Plaza de las Flores y portavoz de la Asociación Regional de Empresarios de Pastelería de la Región.

"Cada vez se adelanta más la venta de los roscones", según Bonache, quien remarca que los encargos aumentan progresivamente a lo largo de toda la Navidad, algo que no es usual para un dulce que no se vende mucho en otras épocas del año. "Puede que vendamos alguno de forma excepcional en verano para algún cliente que nos lo pide por favor y de forma puntual, algo que no representa una tendencia", aclara.

Ha remarcado que las confiterías ya tienen lista la intendencia, la cámara frigorífica, las fermentadoras y las picadoras para proceder al procesado de la corteza de naranja y del limón. Asimismo, los pasteleros compran los regalos 'sorpresa' con bastante antelación, a principios de diciembre, cuando los proveedores se pasan por los establecimientos para enseñar su mercancía.

"Es como un ritual", aclara Bonache, quien espera que este año se venda "más cantidad" de roscones que el año pasado o, "como mínimo, la misma que el año pasado". En este sentido, ha remarcado que la campaña de Navidad ha ido "muy bien" en cuanto a las ventas porque "ha hecho muy buen tiempo y la gente ha estado en la calle".

Aparte de los encargos, la confitería que regenta Bonache saca a la venta los roscones también en las fechas de Navidad previas al día de Reyes y tienen un éxito tremendo. "Los sacamos por la mañana y antes del mediodía están ya vendidos, porque la gente lo ve y lo compra, a lo mejor para desayunar", afirma.

AUMENTAN LOS RELLENOS

Por otro lado, Bonache reconoce que cada año se venden más roscones con relleno. "Es una tendencia brutal y ahora hacemos más roscones con relleno porque sabemos que van a tener salida", afirma Bonache, que en su confitería elabora rellenos de chocolate, trufa y nata.

El resto de ingredientes son los tradicionales, como la fruta escarchada. "Nosotros le ponemos almendra marcona picadita, aunque otros confiteros no la añaden", según Bonache, quien destaca que también puede variar la cobertura de azúcar glas o perlada, que es una tendencia que "también se impone cada vez más".

En otras comunidades, algunas confiterías añaden un regalo, a lo mejor, de 500 euros como reclamo, una práctica que todavía no se ha extendido en la Región de Murcia.

REIVINDICA EL PRODUCTO ARTESANO

Bonache ha aconsejado a la población que compre un roscón de "calidad" y de su obrador más cercano y de confianza. Si es necesario, invita a adquirirlo "en comunidad", por toda la familia, porque es un elemento que invita a la "comunión entre todos y a los niños les gusta disfrutar de esta actividad familiar".

"Debe primar comer bien, que el producto sea artesanal, que lleve una artesanal durante bastantes horas y con buenas materias primas", según este confitero, quien rebate el discurso de aquellas personas que no entienden que un roscón de calidad "cueste más de lo que se encuentran en otros lugares" más industriales.

Bonache destaca que el producto de calidad implica trabajar con una buena materia prima, con mantequilla, harina o fruta escarchada excepcional. Además, explica que "la maestría no se consigue si no es teniendo trabajadores durante muchísimo tiempo, y esa mano de obra hay que pagarla, lo que encarece el producto".

La estacionalidad del producto también lo encarece. "Si yo estuviera haciendo roscones todo el año, podría abaratar el coste del proceso, pero tienes que sacar adelante la producción habitual y el producto añadido de cada estación", según defiende Bonache, quien cree que hay que hacer "mucha pedagogía" al respecto para poner en valor al "artesano bueno, digno y honrado".

Ha advertido que el producto que es más barato y que no es elaborado por confiteros de forma artesanal en su obrador "se estropea antes, está cocido de forma previa y se ha ultracongelado desde hace muchísimas semanas", aunque reconoce que hay gente que lo prefiere porque "no puede llegar a final de mes".

Incluso, si alguien no se puede permitir comprar un roscón de calidad, les invita a hacerlo por sí mismo en casa. "La primera vez igual no te sale bien, pero la segunda te saldrá mejor", explica Bonache, quien remarca que lo principal es "comer bien, o pagándolo o haciéndolo en casa".

Contador