PP rechaza la Ley de Servicios Profesionales del Gobierno central por "su desprecio absoluto al conocimiento"

Actualizado 26/10/2011 14:34:19 CET
Ascensión Carreño En La Asamblea Regional
PP

CARTAGENA (MURCIA), 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

La portavoz adjunta del Grupo Parlamentario Popular, Ascensión Carreño, ha rechazado el anteproyecto de ley de servicios profesionales presentado por el Gobierno central que regula los trabajos profesionales y técnicos de ingeniería.

En su opinión, este proyecto de Ley "supondrá otra crisis, a añadir a la actual, para los profesionales del sector y un desprecio absoluto al conocimiento", según fuentes del partido.

Así, ha lamentado que la propuesta del Gobierno socialista "fomente una sociedad en donde el mayor conocimiento no es reconocido e impulsado, como ocurre en los países más desarrollados", además de que "provocaría un incremento de todo tipo de riesgos sociales al no existir correspondencia apreciable entre actuaciones profesionales y capacitación para llevarlas a cabo".

Ello redundaría, a su juicio, "en un claro detrimento de la seguridad". De igual forma, ha explicado que de aprobarse esta Ley "provocaría un severo deterioro del prestigio de la Ingeniería española, dificultaría la movilidad internacional y restaría atractivo de las diferentes carreras para estudiantes españoles y extranjeros, imposibilitando la apertura de mercados para los nuevos profesionales".

"Bajo una pretendida liberalización y mayor competitividad, ignora las distintas especialidades haciendo un 'totum revolutum' en el que se equiparan las atribuciones profesionales de todas las ingenierías", ha aseverado.

Por ello, la diputada 'popular' se ha preguntado si "es lo mismo las estructuras, la navegación aérea o marítima, los procesos industriales, las redes de comunicación, el movimiento de tierras y la minería".

De hecho, para entender mejor lo que supondría esta Ley, ha explicado que los ingenieros agrónomos "tendrán atribuciones para proyectar aviones, los ingenieros de caminos naves espaciales, los ingenieros de telecomunicaciones, barcos o los ingenieros de montes podrán organizar el control eléctrico de una instalación".

"Es como si a un médico pediatra se le asignaran por Ley atribuciones para ejercer como cirujano cardiólogo", ha explicado Carreño, que ha concluido argumentando que la ingeniería española ha alcanzado un reconocido prestigio en todo el mundo, por lo que "el rechazo del Grupo Popular a este texto es total".