Actualizado 23/09/2007 15:40 CET

Sucesos.- La Policía Local de Murcia interviene en dos casos de malos tratos en menos de siete horas

MURCIA, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Policía Local de Murcia ha intervenido en menos de siete horas en dos casos de malos tratos y ha detenido a sus dos presuntos autores, uno acusado de golpear a su hija de 13 años y otro a su pareja sentimental, según informaron a Europa Press fuentes de la Policía Local.

El primer suceso tuvo lugar ayer a las 18.20 horas, cuando un testigo llamó a la sala del 092 alertando que había presenciado un hombre dando patadas y puñetazos en la cabeza a una chica mientras intentaba introducirla por la fuerza en un coche estacionado en la calle José Antonio Camacho de Murcia.

Al lugar del suceso se trasladó una patrulla que encontró a la mujer en el interior del vehículo descrito, llorando y con la cara enrojecida, el pelo lleno de barro y la ropa desaliñada por el presunto forcejeo. Junto a la mujer, los agentes encontraron al supuesto agresor, identificado como J.J.R.C., de 30 años, quien a su vez presentaba varios arañazos.

La unidad policial interrogó a la agredida, quien manifestó que su pareja sentimental la había golpeado tirándola al suelo y dándole patadas por todo el cuerpo después de una discusión. El testigo corroboró los hechos, por lo que el agresor fue detenido y puesto a disposición judicial, mientras que la mujer fue trasladada a un centro sanitario para ser atendida de las lesiones.

El segundo caso se produjo hoy a las 0.55 horas, cuando una mujer reclamó la ayuda de la Policía Local a través del teléfono 092, argumentando que su marido había incumplido una orden de alejamiento y había entrado en su domicilio, ubicado en la calle Sagasta de Murcia, y estaba golpeando a su hija.

Al parecer, el hombre, E.A.C., de 45 años, había entrado en casa de su mujer, donde la hija de ambos, de 13 años de edad, le recriminó la violación de la orden judicial, a lo que el hombre respondió con numerosos golpes. A su vez, la chica intentó zafarse de la agresión con usando un tenedor con el que le pinchó en el brazo.

Una unidad policial se desplazó al lugar de los hechos e interrogó a la madre, quien confirmó la orden de alejamiento y la agresión a la hija, por lo que los agentes procedieron a la detención del individuo, que se encontraba en el interior del domicilio.

Asimismo, la patrulla acompañó a la madre y a la menor a la comisaría de Policía, donde presentaron la correspondiente denuncia, y más tarde las llevaron a un centro de salud, donde la niña fue atendida de los hematomas que presentaba. Por su parte, el padre fue trasladado al hospital Reina Sofía para la curación de unas heridas muy superficiales que presentaba en el brazo y en el hombro derecho.