Publicado 06/01/2016 14:22CET

El uso eficiente de la calefacción disminuye el consumo de energía hasta un 30%

Caldera, Calefacción,
EUROPA PRESS

MURCIA, 6 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Desarrollo Económico, Turismo y Empleo presenta una serie de medidas de fácil aplicación para un uso eficiente de la calefacción que permita ahorrar en la factura de la luz durante la época invernal.

La directora general de Energía, Actividad Industrial y Minera, Esther Marín, ha explicado que "seguir estos consejos no sólo permite ser más sostenibles con el medio ambiente, sino que también podremos reducir hasta en un 30 por ciento el consumo energético, con el consiguiente descenso en la factura de la luz o de combustible, según el caso".

Marín ha destacado que "aproximadamente el 45 por ciento del total de la energía consumida en el hogar en invierno procede de la calefacción, por lo que, siguiendo una serie de consejos, los consumidores pueden beneficiarse de un ahorro considerable".

Estos consejos se dividen en dos bloques, ya que "hay que diferenciar entre las buenas prácticas de uso de calefacción y las acciones que se debería realizar antes de encender la calefacción, que son casi tan importantes como los consejos de uso", señaló la directora.

Entre las acciones a efectuar antes de encender la calefacción se encuentran purgar los radiadores para que transmitan de manera óptima el calor; limpiar los filtros en los aparatos de climatización, ya que la suciedad disminuye el rendimiento del aparato; y mejorar el aislamiento cuando sea posible, es decir, revisar puertas y ventanas para encontrar los sitios por donde se filtra el aire del exterior.

"Un sencillo paso para mejorar el aislamiento, sin tener que realizar un gran desembolso en aislamiento, puede ser la colocación de alfombras, ya que éstas permiten reducir la pérdida de calor por el suelo", ha indicado Esther Marin.

En cuanto a los consejos acerca de la utilización de la calefacción, lo primero es establecer una temperatura adecuada. Una temperatura de 20ºC es suficiente para mantener el confort en una vivienda en invierno.

Así, por cada grado que se aumenta la temperatura, se incrementa el consumo de energía en aproximadamente un siete por ciento. La temperatura ideal en los dormitorios puede ser entre 3 y 5ºC inferior a la del resto de la vivienda. Para ello, se debe aprovechar los diferentes modos y programaciones de los aparatos de calefacción.

Un error muy común en la mayoría de hogares es ventilar durante demasiado tiempo. La directora general de Energía y Actividad Industrial y Minera ha especificado que "lo recomendable es dejar abiertas las ventanas como mucho diez minutos, tiempo suficiente para renovar el aire de la estancia sin enfriar las paredes y el suelo".

Asimismo, hay que mantener las persianas y cortinas de las ventanas que reciben sol abiertas durante el día y cerrarlas por la noche para reforzar el aislamiento. Otro detalle importante que hay que tener en cuenta es no dejar la ropa encima de los radiadores, ya que, además del peligro que supone y el aumento de humedad en la habitación, reduce la eficiencia energética de la calefacción y consume más energía.